08 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Jorge Javier se pone la camiseta socialista para sembrar cizaña

Jorge Javier y Pedro Sánchez ya charlaron en "Sálvame".

Jorge Javier y Pedro Sánchez ya charlaron en "Sálvame".

Como un "groupie" más de Pedro Sánchez, el de "Sálvame" ha seguido la estela pro-PSOE de La Fábrica de la Tele aprovechando para embrollar en otros partidos y en otras cadenas de televisión.

Teníamos pocos analistas políticos y en eso llegó Jorge Javier Vázquez, militante socialista confeso, para ofrecernos sus vivencias de la jornada electoral en su blog de la revista Lecturas

El presentador fetiche de La Fábrica de la Tele reconoce que "los míos" -o sea, los socialistas- le produjeron la misma sensación que en las votaciones del Festival de Eurovisión: "Que me voy a la cama con cierto sabor a decepción". 

Eso sí, Vazquez está encantado porque a Pedro Sánchez, al que metió en directo tiempo atrás en Sálvame para soltar su discurso, "lo daban por muerto" pero "todavía le queda vida". 

Para el de Sálvame, la militancia no sólo es política, sino también mediática, y si hay ocasión de matar dos pájaros de un tiro, mejor que mejor: "Ferreras en La Sexta parecía que disfrutaba recalcando que había sido el peor resultado del PSOE en toda su historia". 

A su juicio, Albert Rivera fue "el gran perdedor" y Esperanza Aguirre "para sus adentros, estaba muy feliz por la agridulce victoria de Rajoy". De paso, recomienda buscar un vídeo con la opinión sobre los toros de la candidata de Ciudadanos Marta Rivera de la Cruz que tilda de "madre de Dios". 

Lo curioso es que Vázquez vuelve a hacer gala otra vez de hooliganismo pro-PSOE formando parte de una productora que mantiene vinculaciones, de una u otra forma, con ese partido. Uno de sus directivos, Óscar Cornejo, está casado con el dirigente socialista catalán Jaume Collboni, ahora imputado en un turbio asunto de concesiones televisivas. 

La productora no dudó en fichar como presentadora a Paz Padilla, vinculada sentimentalmente a otro cargo de obediencia socialista en Andalucía a cuya imputación no se le dedicó ni un solo segundo en Sálvame. La propia Padilla participó en actos de apoyo al candidato Joaquín Almunia en las generales de 1999.

Y eso por no hablar de otros episodios más curiosos y recientes como la incidencia en la militancia popular del hermano de Toño Sanchís, concejal en un municipio de la Sierra madrileña, durante una emisión de Sálvame deluxe

 

Comenta esta noticia