17 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cuenta atrás desesperada: 268 móviles de la Junta echan humo con la trituradora

Susana Díaz presidiendo una de las reuniones de su gabinete.

Susana Díaz presidiendo una de las reuniones de su gabinete.

Altos cargos de la estructura del gobierno socialista, asesores a dedo y liberados de la UGT comienzan la "limpieza" de los cajones de 36 años de administración del PSOE.

Poco sospechaba la presidenta andaluza, Susana Díaz, hace apenas cinco meses que el PSOE-A iba a sufrir un descalabro histórico en las urnas hasta situarla fuera del Palacio de San Telmo después de 36 años ininterrumpidos de gobierno socialista.

Pero, ajena al terremoto que se avecinaba en su administración, Díaz ordenó una llamativa licitación más para su siguiente mandado, el que ahora ha quedado frustrado a manos de la mayoría que forman PP, Ciudadanos y Vox.

Fue en ese mes de agosto cuando el PSOE gestó el conocido como macrocontrato o contratazo de la Junta, para contratar el sistema de telecomunicaciones de la administración socialista: nada más y nada menos que 236 millones de euros para todas sus sedes y su personal, 270.000 funcionarios, 91 empresas públicas dependientes del Ejecutivo, 124.000 extensiones de telefonía fija, 37.000 teléfonos móviles corporativos y 44.000 líneas móviles.

Entre esos 37.000 aparatos, un grupo selecto y restrictivo de terminales "inteligentes" destinados a "usuarios de perfil directivo", dotados de sistema Android y con 4 gigabytes de capacidad. Son los que ahora echan humo, literalmente, desde el pasado domingo cuando el escrutinio dictó sentencia para la maquinaria del PSOE que opera bajo el mandato del gabinete de Susana Díaz. Se trata de los 268 telefónos de gama alta de otros tantos altos cargos claves y con mando en plaza sobre la fontanería de la Junta.

Hasta el 27 de diciembre, cuando se constituya el nuevo Parlamento andaluz, tienen estos altos cargos, funcionarios con acceso a contratos millonarios e información sensible, asesores a dedo y liberados sindicales para borrar el rastro de 36 años de impunidad en la administración. "Ya están las trituradoras a toda maquina", ironiza un dirigente del PP andaluz sobre las instrucciones recibidas en las últimas horas en muchos de esos 91 organismos públicos.

Fuentes sindicales reconocen que la "hiperactividad" en muchas consejerías en las últimas horas es palpable. Y los terminales, sobre todo los de los 268 altos cargos y los de los máximos directivos de las empresas públicas de la Junta, trabajan a pleno rendimiento. Todo se busca hasta en el último cajón. Así apearecieron hace meses los extractos de los gatos en puticlubs de las tarjetas oficiales del Fondo Andaluz de Formacióm y Empleo (FAFFE). Por si acaso.

Comenta esta noticia
Update CMP