18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Urkullu se suma a la fiesta y rechaza condenar la violencia desatada en Cataluña

El presidente del País Vasco, incapaz de condenar la violencia, se limita a decir que analizará los hechos "con serenidad" para no enfrentarse a sus "hermanos" catalanes.

El lehendakari del Gobierno vasco, Íñigo Urkullu, prefiere no pronunciarse sobre la ola de violencia independentista desatada en Cataluña, con cientos de heridos ya, un sabotaje constante de las comunicaciones y desperfectos que, pendiente de valorar económicamente, supondrán sin duda una elevada factura para el erario público.

Pese a ese, el dirigente vasco se ha escudado en eufemismos para no repudiar los acontecimientos con la claridad esperable. Preguntado a las puertas del parlamento regional por las algaradas y la resaca de la sentencia del Supremo, Urkullu se ha limitado a responder que, antes de emitir valoraciones, prefiere analizar lo ocurrido "de la manera más serena".

 

Ante la insistencia, el presidente de Euskadi se ha enrocado en la misma posición, con el tono tranquilo que le caracteriza para, sin embargo, posicionarse más cerca de Quim Torra que de España. "Quiero hacer una reflexión con tranquilidad y seguir (los hechos)  a cada momento, minuto a minuto; y ofrecer mi ayuda".

Una colaboración que no ha querido detallar, ni en su dimensión, condiciones, objetivos y ni siquiera interlocutores. PNV en estado puro, pues. De un lado ha sido y puede seguir siendo clave para decantar la balanza electoral en favor de Pedro Sánchez y, de otro, mantiene su cercanía al soberanismo catalán.

Comenta esta noticia
Update CMP