02 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

7 razones para incorporar la cúrcuma a tus platos durante el confinamiento

Usada inicialmente como colorante para lana, la cúrcuma tiene múltiples beneficios para nuestra salud

Ahora que por razones evidentes nos movemos menos y comemos más es interesante que añadamos a nuestros platos esta especia procedente del sudeste asiático que tiene numerosas propiedades y prácticamente ninguna contraindicación. 

De entrada es una especia ideal a la hora de proteger el hígado de manera totalmente natural, gracias a la presencia de curcumina, ácido caféico, borneol, eugenol y turmenona, 

Así mismo, la cúrcuma es un excelente tónico para el sistema digestivo, por lo que resulta muy interesante a la hora de facilitar y mejorar las digestiones, en especial cuando son lentas o pesadas. De hecho, su consumo es muy útil en caso de dispepsia y sobre todo en un tipo de gastritis crónica en la que se produce hipocloridria (falta de secreciones ácidas en el estómago). Además es útil para facilitar la digestión de las grasas, de ahí que a su vez sea tan interesante en caso de comidas copiosas y excesivas.

Por otro lado, esta especia es rica en zingibereno, un compuesto activo que destaca por sus cualidades antiulcerosas. También aporta 1-fenil-hidroxi-N-pentano, una sustancia capaz de estimular las secreciones de los jugos pancreáticos, la gastrina y la secretina. Además, ayuda a mantener el pH gástrico.

En caso de gases y flatulencias, la cúrcuma ayuda naturalmente a la hora de reducirlos, gracias a sus cualidades carminativas, las cuales ayudan a la hora de expulsar los gases del intestino, motivo por el cual resulta adecuado a la hora de aliviar los gases intestinales.

Pero esto no es todo, también se le atribuyen propiedades anticancerígenas. Según recientes investigaciones, la cúrcuma ayudaría a reducir el riesgo de diversos tipos de cáncer, como es el caso del cáncer de duodeno, cáncer de mama, cáncer de colon y cáncer de piel. Además, contribuye a paliar los efectos de la medicación que habitualmente se prescribe en el tratamiento del cáncer.

Aunque si por algo destaca la cúrcuma es por su efecto antiinflamatorio, muy útil para reducir los síntomas asociados a la artritis reumatoide y el síndrome del túnel carpiano. Así lo demuestran numerosos estudios científicos que añaden que esta especia protege el sistema cardiovascular. y favorece la circulación sanguínea, algo muy interesante teniendo en cuenta la situación de confinamiento en la que nos encontramos. 

En cuanto a las contraindicaciones, no conviene abusar de ella en caso de trastornos de vesícula o si se están tomando anticoagulantes.

¿Cómo usarla?

Puedes añadir una cucharadita en sopas, cocidos, guisos y purés. En los arroces y legumbres te servirá como colorante aportando un ligerísimo aroma muy agradable, y si le añades una cucharadita de café al yogur de los niños, estarás mejorando sus defensas, así que ¿a qué esperas para incorporarla a tus menús diarios?

 

 

Comenta esta noticia