27 de mayo de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Kiko Matamoros pone a Mar Flores entre la espada y la pared y la obliga a elegir

El pasado siempre vuelve

El pasado siempre vuelve

Dicen que el pasado siempre vuelve, y en el caso de Mar es verdad. La empresaria vive un duro momento tras su ruptura sentimental y Kiko Matamoros reaparece en su vida para complicársela.

Mar Flores vive días de furia desde que su novio la plantara. Y es que Elías Sacal no es hombre de una sola mujer. Su curriculum es abultado en cuestiones sentimentales. Bien lo sabía la modelo cuando lo conoció. Sin embargo, cayó bajo su influjo y no dudó en afirmar que el multimillonario y ella mantenían una relación en toda regla.

Hacía ya tiempo que lo de Mar y Elías había naufragado. Sin embargo, ella no quiso reconocerlo, y en cuanto saltaron las alarmas, organizó una quedada con él por los sitios más emblemáticos de Madrid para que los fotógrafos pudieran inmortalizarlos. Mientras tanto, todo eran comentarios sobre las otras amigas del multimillonario.

Al final, Mar no ha podido seguir negando lo evidente y ha hecho público que lo suyo con Elías se ha roto. Todo se ha precipitado a raíz de que él haya sido captado en amor y compañía con una bella mujer. La empresaria ha aprovechado la coyuntura para protagonizar una exclusiva, donde aparece bellísima, confirmando lo que era un secreto a voces desde hacía meses.

 

Mar Flores ante uno de sus momentos más difíciles

Y como no hay una sin dos, Mar tiene otro frente abierto con su familia. Se trata del próximo enlace de su sobrino Diego, que se celebrará en unos meses. Diego es hijo de Kiko Matamoros, a quien Flores no perdona el daño que le hizo. Como se recordará, el colaborador de televisión estaba casado con su hermana Marián cuando se convirtió en su representante.

En esa misma época, Kiko conoció a Makoke y abandonó a su esposa. Esto hizo que Mar se pusiera de parte de su hermana y despidiera a Matamoros de su trabajo de manager. La venganza fue terrible y, a partir de ese momento, se convirtió en su mayor enemigo. Durante años, Kiko ha sido azote de Mar Flores en los medios, donde ha contado todo tipo de historias que han arrastrado su nombre de la empresaria por el fango.

Visto lo visto, está claro que Mar no quiere ver a su ex cuñado ni en pintura. Sin embargo, como el pasado siempre vuelve, Kiko reaparece para ponerla entre la espada y la pared y obligarla tomar una difícil decisión: acudir o no a la boda de Diego Matamoros. De momento, no lo tiene claro, lo que sí sabe es que no quiere compartir espacio con su ex cuñado. Ni olvida ni perdona lo sucedido.

Comenta esta noticia
Update CMP