24 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez arrastra al PSOE

El presidente está en manos de fanáticos y Pablo Casado, impulsado por su éxito en Andalucía, es consciente. Su demoledor discurso en el Congreso tiene todas las claves.

 

 

Pablo Casado eligió el miércoles en el Congreso hacer un discurso potente. Fue la salida lógica al laberinto de Pedro Sánchez. El líder del PP se diferenció de un presidente que -cada vez es más palmario- carece de proyecto para casi todo y vive aturdido en el día a día.

Sánchez recorre cualquier camino para sobrevivir, eso sí, sin saber hacia dónde le lleva. En el intercambio de golpes parlamentario, Casado exigió otra vez la aplicación del 155. "Hay un golpe al Estado impune del que su Gobierno también es responsable por inacción", se reafirmó el presidente del PP, que gráficamente llegó a comparar al líder del PSOE con un "saco vacío" incapaz de sostenerse en pie.

"Usted tiene los oropeles y la liturgia de la presidencia del Gobierno. Lo que pasa es que la ha vaciado de contenido". "Su tiempo ha acabado. Su aventura ha acabado", proclamó Casado seguro tras examinarse en las urnas, en una plaza complicada como Andalucía, y obtener un resultado que sabe a triunfo y abre un cambio histórico.

El estallido

El tiempo final de esta legislatura va a estar marcado por los extravagantes socios de moción de censura que llevaron a Pedro Sánchez a La Moncloa. La codicia de los compañeros de viaje del sanchismo para aprovechar la debilidad del Gobierno más minoritario de la historia española reciente va a terminar estallando.

El discurso de Pablo Casado anteponiendo principios a estrategias y su diagnóstico sobre el desafío en Cataluña cobra sentido especial

El presidente está en manos de fanáticos. Una ruina que cuanto más se prolongue peor será para el PSOE. No hay válvula que contenga la incesante provocación a las leyes y a la Constitución. Muchas cosas han cambiado en los últimos seis meses. Desde el pasado 2-D, además, todo se precipita. La debacle de Susana Díaz ha sembrado de miedos al socialismo.

La debacle andaluza

De hecho, vuelven a surgir las voces críticas con el cariz que adoptó la investidura de Sánchez gracias a los votos del PDeCAT y de ERC. Muchos barones han puesto sus barbas a remojar tras la debacle de la baronesa andaluza. Claro.

La relación meliflua de su jefe de filas con los separatistas acelera sus dramas. Precisamente por ello, el discurso de Pablo Casado anteponiendo principios a estrategias y su diagnóstico sobre el desafío en Cataluña cobra sentido especial. Porque, cada día más españoles quieren una alternativa a la actual deriva.

Comenta esta noticia
Update CMP