23 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Anabel Pantoja usa un arma nuclear para defenderse y le explota a Belén Esteban

Belén Esteban.

Belén Esteban.

Estaba claro que "Sálvame" no iba a dejar pasar la oportunidad de exprimir la guerra organizada entre Kiko Rivera y su madre echando mano de su Pantoja en plantilla pero salió por la culata.

Tremenda guerra la que se ha montado en el Clan Pantoja desde hace ya varios días y con todos sus miembros a pleno rendimiento directa o indirectamente. Con este panorama sobre la mesa estaba claro que Sálvame no iba a dejar pasar la oportunidad de "exprimir" de lo lindo a su colaboradora Anabel Pantoja y este jueves se la pudo escuchar como nunca antes.

La redacción del programa de Telecinco la llamó, puesto que no se puede desplazar por la fractura de peroné que sufre, y se negó a hablar del conflicto entre su primo, Kiko Rivera, y su tía, Isabel Pantoja.

La colaboradora pedía que no le dieran disgustos porque está pasándolo mal y decía: “No voy a cobrar por entrar en el tema, prefiero ser más pobre ¿Se me puede respetar?”, exigió pidiendo respeto por su “libertad de expresión”.

Cada vez más enfadada, Anabel pidió a los directores que le entendieran y arremetió contra los colaboradores, explicando que no quería entrar en la polémica para no recibir sus ataques: “El otro día fueron unos hijos de… y me dieron en el paladar”.

Y es que, en su opinión, todos los golpes que quieren darle a Kiko y a Isabel, se los dan a ella: “Tengo el peroné partido y aunque a ellos les importe una mierda, yo anímicamente estoy mal, jodida y estos disgustos no me vienen bien”.

Les animaba a llamar a Dulce o a María del Monte para que opinaran, pero una y otra vez se negaba a entrar en un conflicto madre en hijo “por 600 euros” porque no le compensa: “Si me echan me daría pena, cuando se habla de la hija de Belén Esteban no se habla, entiendo que mi familia sea actualidad pero he decidido no entrar en una guerra”.

Aquí se abrió un nuevo frente porque estas palabras dolían y mucho a Belén Esteban que se marchaba de plató. Minutos después, decía: “Me duele que la nombre ella, no le voy a decir nada, no quiero saber nada, porque no me lo merezco y ella lo sabe, yo la quiero mucho y me he llevado un disgusto”.

Ante su enfado, Anabel se explicaba alegando que la llamada estaba cortada y que solo lo mencionaba para poner un ejemplo: ella no habla de su familia como Belén no habla de su hija. Sin embargo, le pedía disculpas: “Te pido perdón porque el tono no era el mejor, me he confundido pero te juro que he tenido un día de perros”.

“Hoy ha sido una mañana de cojones por parte de la dirección porque si quieren joderme que me jodan y si me quieren llevar para adelante que me lleven, pero no me voy a ir malamente con Belén Esteban”, se quejó.

Comenta esta noticia
Update CMP