18 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

TVE blanquea al terrorista Otegi para adecentar sus pactos con Pedro Sánchez

Sánchez lleva un año apoyándose en la nueva Batasuna y ha coronado esa vergüenza utilizando al ente público para blanquear a un terrorista que sigue sin condenar a ETA.

 

 

La misma RTVE que se refiere a Vox como partido ultraderechista y pretende echarlo del sistema constitucional entrevistó, en horario de máxima audiencia, a un terrorista condenado por pertenecer a a ETA que, además, está inhabilitado como cargo público en cualquier institución española.

Ni siquiera la certeza de que Arnaldo Otegi, líder de la nueva Batasuna, hubiera condenado ahora la extrema crueldad sanguinaria de ETA (casi 900 muertos, miles de heridos y decenas de miles de afectados), se merecería ese trato de un ente público consagrado a estigmatizar a partidos perfectamente constitucionales para, en realidad, boicotear el diálogo con ellos de otros tan intachables como PP o Ciudadanos.

Porque tanto dolor no se puede compensar con unas palabras protocolarias, más destinadas a la rehabilitación propia que a la de las víctimas, y trufadas siempre de una apelación a un inexistente conflicto global con daños equiparables entre los verdugos y sus damnificados.

Pieza de ETA

Pero es que además no llegaron: el secuestrador Otegi, pieza clave del entramado de ETA, se negó a condenar las barbaridades de sus compañeros, aunque sí tuvo tiempo para presumir de sus supuestas aportaciones a la paz y para denunciar las torturas y represiones sufridas por los suyos en este tiempo.

Todo esto con un entrevistador incapaz de cortar ese discurso, de parar la entrevista para evitar tan lamentable autobombo o de permitir las preguntas del resto de periodistas allí presentes, limitados a un turno final casi sin réplica al final del espacio.

Blanquear a Otegi como socio y utilizar RTVE para esa propaganda define la esencia del sanchismo y su falta de escrúpulos

Es obvia la intención de RTVE, objeto del primer decreto ley tras la moción de censura para ponerla al servicio de Sánchez con una purga inaceptable de profesionales: dignificar a Bildu como apoyo del PSOE, y con ello al conjunto del independentismo.

No es una hipótesis, sino una certeza en aumento: la nueva Batasuna ya votó a favor de Sánchez en su asalto inicial a La Moncloa, le secundó en buena parte de sus decretos ley, pactó el control del Parlamento navarro y muy probablemente se entiendan para acceder al Gobierno de la Comunidad Foral.

Humillante

Blanquear a Otegi, el dirigente que estaba en la playa mientras asesinaban a Miguel Ángel Blanco, obedece al mismo objetivo que mueve todo en el actual PSOE: adecentar lo indecente para facilitar el acceso o mantenimiento del poder por parte de Sánchez.

Esta vez han llegado demasiado lejos, utilizando burdamente un ente público puesto con descaro al servicio de un líder que se permite incluir o excluir a quien considera oportuno, sustentando en una poderosa maquinaria de propaganda que financian todos los españoles. También las familias de los asesinados, humillados por este indigno terrorista beneficiario de una alfombra roja en TVE.

 

Comenta esta noticia
Update CMP