El lenguaje inclusivo empuja a usar el inglés

Lo que pudiera parecer esnobismo se está convirtiendo en necesidad para las empresas, que por economía del lenguaje prefieren el inglés a nuestras lenguas oficiales.

No es lo mismo decir “gobernante o gobernanta de hotel” que “hotel ruler”. La solución en inglés es más corta y suena mejor, incluso en textos escritos en castellano o valenciano.

Además, la primera de esas fórmulas conlleva continuar con la descripción del puesto de trabajo en el llamado “lenguaje inclusivo”, con desdoblamiento a cada una de las palabras susceptibles de ser dicha en masculino y femenino.

Es decir, el doble de largo y engorroso que en inglés. Por eso, confiesa a ESdiarioCV un responsable empresarial, se dan cada vez más casos de preferencia por la opción sajona en el sector turístico … y en otros.

Comenta esta noticia
Update CMP