10 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un sindicalista madrileño saca partido de su cercanía a una empresa del procés

El sindicalista madrileño, en un acto pasado con Cifuentes.

El sindicalista madrileño, en un acto pasado con Cifuentes.

Un conocido sindicalista podría beneficiarse de las indemnizaciones de una empresa del 'procés' pese a no tener relación directa desde hace años. Sus propios compañeros se abochornan.

Los procesos laborales de la empresa Unipost, lastrada por su colaboración con el procés, y ahora en proceso concursal han puesto de relieve los comportamientos sorprendentes de un conocido sindicalista, afiliado a CC.OO.

La sorpresa ha saltado hace pocos días cuando David Jabato García secretario de la Federación de Servicios a la Ciudadanía del sindicato en Madrid- ha aparecido en una lista de trabajadores a los que corresponde indemnización por despido de una empresa en el ojo del huracán por sus problemas económicos y su aparatosa cercanía al independentismo, que pudo utilizarla en la organización del referéndum ilegal del 1-O. 

Podría parecer normal, pero como han denunciado varios de los trabajadores su inclusión en la lista de indemnizables, tal y como figura en un documento trasladado a ESdiario, puede ser una flagrante irregularidad y en todo caso resulta antiestética. No se trata solo de que sea un liberado sindical, sin vinculación laboral con la empresa. David Jabato García, que había sido sindicalista liberado de Unipost, hasta hace cinco años, pero ahora permanecía en una “extraña” excedencia.

En ese momento, y a espaldas de la plantilla y los afiliados al sindicato, negocia una excedencia según fuentes cercanas a los hechos; no justificada dicen en la antigua afiliación, para pasar a ser “liberado” del sindicato.

 

La Guardia Civil, cuando se incautó en Unipost de sobres para el 1-O

De hecho, en el actual proceso de regulación de empleo que sufre Unipost, la falta de atención a la plantilla ha sido tal que se ha producido un largo aluvión de bajas sindicales. 

EL controvertido sindicalista, a pesar de haber abandonado la empresa y ser cargo de CC.OO. podría llegar a cobrar hasta diez mil euros. Además de ser ampliamente conocido en el sector por su opinión favorable a la privatización del servicio de correos, este sindicalista es también conocido por su apoyo al “procés”- acompañando a los compromisos políticos de la empresa- y a la estrategia de Alberto Garzón de subsumir IU en Podemos.

La empresa amiga del “procés”

Unipost, ahora en procedimiento concursal, ha acumulado una deuda de 47 millones de euros. Ya comprometido por la investigación del “referéndum” del 9 –N, por el que ha sido procesado Artur Mas, también ha sido investigada por su participación en el referéndum ilegal del 1-0.

La firma postal es propiedad de una de las ramas familiares de Codorniú y había ganado a correos muchos de los concursos de la Administración Catalana. El compromiso con la deriva independentista de esa Administración lo han pagado con crece la plantilla de Unipost.

En los últimos ocho años, un expediente laboral tras otro, han afectado a los 70 centros repartidos por España, a pesar de los créditos que, a través de la empresa pública Avança, el Govern había concedido a la entidad.

Comenta esta noticia