29 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El chiste de mal gusto sobre la Reina Letizia que Peñafiel no quiere olvidar

Jaime Peñafiel y su inmensidad de anécdotas.

Jaime Peñafiel y su inmensidad de anécdotas.

Muy amigo de las anécdotas reales, concretamente de las que afectan a la parte de la Familia con la que peor se lleva, el periodista no desperdicia ocasión para sacarlas a relucir de paseo.

A Jaime Peñafiel le hace falta bien poco para sacar a relucir sus grandes favoritos de la crónica rosa sobre la Familia Real. En su última columna de República, por ejemplo, aprovecha para dar la razón a los que aseguran que la prensa española cuando escribe de la Familia Real y, sobre todo, de la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, suele ser algo babosa y cortesana.

Añade Peñafiel que a él también le sonroja ver lo que escriben a veces los compañeros y aquí incluye a Doña Letizia.

Y ya que estaba aprovecha para recuperar una vieja anécdota con chiste mal gusto incluido en relación a "lo de Joaquín Sabina y Letizia". Y matiza que era verdad pero como el el propio cantautor relata en su libro De príncipes y princesas y el periodista José Apezarena en el suyo Felipe y Letizia. La conquista del trono lo cuentan:  “Letizia venía de un mundo mas o menos progresista y quería que el príncipe conociera otro tipo de mundo. Simoneta  arregló la cita de una cena en mi casa”.

Recuerda que "el problema se planteó porque, según Sabina y también Apezarena,  Letizia contó el siguiente chiste mientras bailaba con Sabina “¿En qué se parece la monarquía española con la de Mónaco? En que la princesa Estefanía se casó con un funambulista y el príncipe de España se ha casado con una fulana muy lista”.

Eso sí, parece que la reproducción del chiste en su libro a “Letizia le sentó muy mal”, como reconoció Sabina que acabó por arreglarlo con el siguiente comentario “Leti es una chica lista e inquieta que, con un poquito de suerte, traerá la Tercera Republica”. 

En cuanto a su entorno más cercano, la Reina preguntaba en voz alta "¿cómo iba yo a contar una cosa así? No se me ocurriría hacerlo”.

Asimismo, tiempo después Sabina reconoció que "yo quedé mal con Palacio contando el chiste que había surgido durante la cena. Metí la pata".

Comenta esta noticia