07 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "palo" histórico que Europa prepara contra Pedro Sánchez en el peor momento

Pedro Sánchez, en Bruselas

Pedro Sánchez, en Bruselas

Sánchez mira más a Caracas que a Bruselas, pero en la capital de la Unión Europea se lo juega todo. Las negras nubes están en el horizonte y no tiene pinta de escampar.

Pinta mal en Europa, muy mal, para España. Con el foco concentrado en Delcy, Dolores Delgado o el "palo fiscal" que ultima el Gobierno; Bruselas pasa algo desapercibida. Pero es allí donde España se juega su futuro, y no para poco tiempo.

En la capital europea se está librando el partido importante, con una negociación presupuestaria a cara de perro que marcará la vida de cada país de la Unión hasta 2027. Y el punto de partida de Pedro Sánchez produce escalofríos: España puede perder el 14% de las ayudas al campo y el 12% de los fondos de cohesión.

Hablamos de miles de millones durante los siete años venideros, en pleno incendio por los problemas estructurales del sector agrario, no muy distintos a los del pesquero o el ganadero. En ese paisaje inquietante, el Brexit ha dado la puntilla y obliga a España a concentrarse en Europa, justo cuando Moncloa parece más lejos del eje París-Berlín y más cerca, sea o no cierto, de Caracas.

 

Porque todos los males, que le llevaron a Sánchez a indignarse en público y hacer pucheros en la primera de las reuniones que tendrán en estos días los líderes europeos, proceden de un problema ya irreversible: el Brexit británico y el agujero de 75.000 millones de euros que ha dejado.

O alguien los pone...o se dejan de gastar. "Y ahora mismo la idea es gastar menos porque nadie quiere ponerlos", explican fuentes europeas a ESdiario. El Plan A era que Austria, Holanda, Dinamarca y Suecia hicieran un esfuerzo para tapar el agujero inglés, en la medida de lo posible.

España se lo juega casi todo en Bruselas: el paisaje económico va a ser diabólico si sale de Europa con recortes enormes

Pero se han negado, en rotundo, y aunque en Europa lo imposible se convierte en factible en horas y días, el margen de mejora nunca dará para tanto estropicio: nadie quiere pagar las rondas de pintas inglesas que se han quedado en la barra de Europa, servidas pero sin alguien pidiendo la cuenta.

Y además, impuestos

Las mismas fuentes explican que a Moncloa, aunque le duele el campo, lo que de verdad le preocupa es la casi extinción de las ayudas directas, del dinero constante y sonante para "cohesión" que durante tres décadas ha hecho posible, por ejemplo, el desarrollo de infraestructuras modernas en todo el país.

"Ahora estamos cerca de convertirnos en contribuyentes netos", revelan. Es decir, a la merma de los ingresos europeos se le añadiría las mayores obligaciones económicas de España con el resto, pintando un cuadro desolador al añadirle las magnitudes económicas nacionales: más impuestos, menos empleo y un déficit en auge. ¿Cómo puede cuadrar Moncloa es circulo diabólico? Nadie fuera del Gobierno lo sabe. Quizá dentro tampoco.

Comenta esta noticia
Update CMP