La criba de candidatos de Ciudadanos da paso a un nuevo poder interno

Pascal Renolt

Pascal Renolt

Primero fue en las listas al Congreso y ahora en las municipales. Ciudadanos opta por notables cambios en las candidaturas locales. En Gandia se apuesta por un DJ.

Estupor, indignación, decepción, reafirmación…el estado de ánimo que trasladan numerosos militantes de Ciudadanos en las poblaciones de la Comunidad Valenciana varía en esa franja y así lo trasladan a grupos de whatsapp, a sus agrupaciones e incluso a exafiliados. La difusión de candidatos a alcaldías de población ha salpimentado un guiso que estaba bastante denso. Incluso pesado para muchos comensales.

Las ejecutivas locales sabían que la decisión no dependía de ellas. No había primarias. No obstante, pensaban que se las escucharía, principalmente a sus comités electorales. Y también que el secretario de organización autonómico, Emilio Argüeso, y el provincial de Valencia, Juan Córdoba, respetarían más o menos ese criterio. Lo que no esperaban era que ambos quedaran descabalgados de la candidatura autonómica. El hecho de justificarlo con una dedicación orgánica no ha convencido demasiado.

Y todavía esperaban menos que su criterio, ni tan siquiera el que atribuían a Fran Hervías, secretario de organización nacional, no fuera el que se impusiera. Hasta ahora el área de organización siempre había decidido e incluso soslayado a la otra pata determinante, la institucional. La que representan José María Espejo a nivel nacional y el concejal de Moncada, Jesús Gimeno, en escala autonómica como secretario de Acción Institucional.

Hasta hace unos meses han tratado de demostrar que sus áreas no se solapan, que mientras que la organización se ocupaba de estructurar el partido, la institucional se encargaba de ofrecer materia prima para triturarla en plenos a los ediles. Daba argumentos. En la práctica, tanto unos como otros tomaban el pulso de la militancia de cada población. Y cada uno establecía sus alianzas e iba fijando sus preferencias.

Desde el área de organización habían minusvalorado la capacidad de actuación de la institucional. Y la divulgación del primer listado de candidatos locales ha demostrado que han cometido un craso error. Tanto Espejo como, sobre todo, Jesús Gimeno, salen fortalecidos y han demostrado su capacidad de decisión. Es una de las lecturas de las caídas de dos baluartes como Ciro Palmer en Gandia o Toni Milla en Alfafar, que incluso figuraban en algunas quinielas a hipotéticos diputados provinciales. Ni mucho menos constituyen los únicos casos. Espejo y su alter ego valenciano, Gimeno, emergen de esta criba de candidatos.

En Gandia la dirección de Ciudadanos ha apostado Pascal Renolt, DJ y empresario de origen francés  sin experiencia política, con presencia mediática en el programa El Chiringuito de Josep Pedrerol.

Otra de las lecturas hecha de la publicación de los carteles electorales consiste en que han buscado situar a cabezas de lista que obedezcan ciegamente a la dirección del partido, sobre todo a la hora de suscribir pactos. Quieren evitar casos como los de Turís o Font de la Figuera de principios de legislatura, donde los ediles obraron por propia iniciativa a principio del mandato que está concluyendo.

 

En cualquier caso, si ya había críticas al sistema de elección de candidatos, sin votación y sin consulta en muchos casos a los comités electorales, ahora han arreciado, ya que bastantes de los que confiaban en que este método de designación les beneficiara han quedado descabalgados. Los anuncios de bajas se multiplican en Paiporta, Catarroja o Torrent, por poner solamente algunos ejemplos. Y hay partidos de ámbito nacional que esperan para recogerlas, como Contigo Somos Democracia. Y otros de espectro local que surgirán o resurgirán con ex de Ciudadanos.

Un último apunte: atentos a la lucha ya no soterrada por completar la candidatura de Valencia, por ocupar los puestos que siguen al de Fernando Giner como abanderado

Comenta esta noticia
Update CMP