25 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "nuevo idilio" de Doña Letizia amenaza con otro "destierro" en pleno verano

Se venía barruntando días atrás y en las últimas horas las sospechas sobre la esposa del Rey Felipe parecen confirmarse en un verano de todo menos convencional para la Familia Real.

Que la Reina Letizia siempre se ha mostrado "atrevida" a la hora de elegir colores para sus estilismos, no es ningún secreto. Aunque sus más fieles defensores aseguran que su tono de piel ligeramente bronceado a lo largo de todo el año, y su melena castaña con destellos más claros, logran que todas las tonalidades le sienten bien.

Pero todos los cronistas de moda y críticos estilísticos coinciden en que tiene un color fetiche para las ocasiones especiales que no es otro que el rojo: tono que suele emplear en las grandes ocasiones para dejar a propios y extraños boquiabiertos, consciente de que le favorece.

Por eso este verano ha sorprendido que sin dar de lado el rojo pasión, Doña Letizia se ha dejado seducir por otro color que, paso a paso, ha ido ganando terreno en su armario. No es otro que el blanco, con el que ha conquistado a más de uno durante los días que ha pasado en las Islas Baleares.

Este año han sido cuatro las apariciones oficiales de la Reina durante unas atípicas vacaciones baleares (con el quebradero de cabeza del paradero de Don Juan Carlos sobre la Corona): un tranquilo paseo por la localidad de Petra junto a Don Felipe, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, visita al barrio palmesano de Son Roca, nuevamente con su marido y sus dos hijas, y desplazamientos a las islas vecinas de Menorca e Ibiza, esta vez sin la heredera al trono y su hermana pequeña.

Quitando el vestido rojo de Adolfo Domínguez que lució en su primera aparición en Mallorca, todos sus looks isleños han tenido un claro denominador común: el color blanco, nuevo fetiche de Doña Letizia, y que se ha convertido en el gran protagonista en los estilismos de la Monarca.

En Son Roca optó por un vestido camisero con calados, de la marca Vintage Ibiza, mientras en Menorca se rindió a la inspiración ibicenca con un inusual y original modelo corte imperio, de la firma Uterqüe. En Ibiza, como colofón a su flechazo con la moda balear, la Reina sorprendía con un claro ejemplo de la moda Ad Lib, un vestido de Charo Ruiz en claro homenaje a las Islas Pitiusas. Todos en color blanco, de estreno e ideales ademas de sentarle como un guante.

Por eso cabría preguntarse ahora que los Reyes han puesto fin a su periplo veraniego balear si estamos asistiendo a un nuevo "idilio" de Doña Letizia con la moda ibicenca y con el color blanco y si conseguirá este tono "desterrar" el rojo del armario de la Monarca. 

Comenta esta noticia