18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Indignación en TVE con la trampa: así pasa Mateo de "provisional" a intocable

Rosa María Mateo se asegura un largo dominio sin control durante muchos meses más.

Rosa María Mateo se asegura un largo dominio sin control durante muchos meses más.

Sin Consejo de Administración que la vigile, ni control parlamentario que la examine, la jefa de la televisión pública va a campar a sus anchas todo el 2020. Para estupor general.

La broma circula en estos días por algunos corrillos de trabajadores de RTVE: "La segunda parte del Manual de Resistencia de Pedro Sánchez lo está escribiendo Rosa María Mateo".

Ironías aparte, en la Corporación Pública la indignación crece a medida que su plantilla asume ya que los hombres de negro de La Moncloa han llegado a RTVE ... para quedarse.

Y que Mateo ha pasado de ser "administradora única provisional" a ser la jefe absoluta e intocable. Sin control interno, ya que el decretazo del PSOE que la colocó en la cúpula de la cadena de pública disolvió su Consejo de Administración; y sin vigilancia parlamentaria, dado que la Comisión Mixta de Control de RTVE echa el cerrojo con la disolución del Congreso.

De esta forma, la veterana periodista apadrinada por socialistas y Podemos, se va a atrincherar durante muchos meses más en el cargo con una gestión marcada por el hundimiento de las audiencias, el desprestigio de sus Informativos, la purga de respetados profesionales y el servicio permanente a la izquierda, en especial a Ferraz.

La disolución de las Cortes por la convocatoria de elecciones el próximo 10 de noviembre retrasará por segunda vez el concurso público para renovar RTVE, con lo que Rosa María Mateo, nombrada en 2018 con carácter provisional, podrá cumplir 18 meses al frente de la Corporación.

Tras meses en el Parlamento para redactar las normas del concurso público para elegir a un nuevo Consejo de Administración de la Radio y la Televisión pública Española, el proceso de selección comenzó el 18 de julio de 2018 con la apertura del plazo para la presentación de candidaturas y con la designación del Comité de Expertos, el grupo encargado de evaluar a los aspirantes y proponer a los más idóneos.

Ese proceso se evaluación se alargó hasta finales de diciembre, ya que hubo que esperar a la resolución de varios recursos interpuestos por candidatos que no habían podido optar al concurso. Además, los expertos necesitaron un tiempo para especificar el baremo con el que se puntuaría a los aspirantes.

Así, no fue hasta el 18 de diciembre de 2018 cuando se conocieron los 20 aspirantes mejor preparados, según este comité, para lograr una silla en el nuevo consejo de RTVE, que cuenta con 10 miembros, de los que saldrá en su día el nuevo máximo responsable de la Corporación.

Y es aquí donde el proceso se paró el pasado 5 de marzo, cuando se disolvieron las Cortes por primera vez este año para la celebración de elecciones. Cuando se constituyó el nuevo Parlamento, la Mesa del Congreso decidió que el trabajo realizado por el comité de expertos era válido y que el concurso continuaría desde el mismo punto en el que se quedó en la anterior legislatura.

Es decir, sólo quedaría que estos nombres ya seleccionados pasaran primero por la Comisión de Nombramientos del Congreso y del Senado y, posteriormente, ser avalados por la mayoría de ambas cámaras.

Sin embargo, este proceso no ha avanzado en estos últimos meses y la nueva convocatoria de elecciones volverá a frenar el concurso a la espera de que los españoles elijan la nueva composición del Parlamento.

Una provisional eterna

Esto supondrá, al menos, otros cuatro meses más de demora, ya que las elecciones se celebrarán el 10 de noviembre y, por tanto, las nuevas Cortes no arrancarán previsiblemente hasta diciembre, a lo que hay que sumarle el tiempo que se tarde en constituir las nuevas comisiones de las cámaras y que el mes de enero es inhábil en el Parlamento.

Estos meses de parón en la actividad parlamentaria también se han de sumar al mandato de la actual administradora de la Corporación. Rosa María Mateo, que fue propuesta por el Gobierno de Sánchez y ratificada por el Congreso el 27 de julio de 2018, mantendría su puesto, al menos, 18 meses.

La periodista, cuyo encargo era en principio provisional, aseguró el pasado mes de febrero en sede parlamentaria que en cuanto hubiera nuevo Ejecutivo en plenas funciones, ella dimitiría de sus responsabilidades. Lo desea más de media plantilla de RTVE. Pero nada más lejos de la realidad.

 

M.B
Comenta esta noticia
Update CMP