“Las Falleras Mayores han de estar a la altura de la entrega que se les pide"

María Simarro

María Simarro

María Simarro, asesora fallera, aconseja mesura y evitar ir como disfrazadas: “Podemos inventar la indumentaria del siglo XXIV pero no la del XVIII”.

Asesora fallera y corte de honor de Covadonga Balaguer, Fallera Mayor de Valencia en 1989. Las 26 niñas y chicas que esta noche elijan en la Fonteta como cortes de honor de las Fallas de 2019 necesitan responsabilidad, aguante, saber estar, capacidad de formar grupo, cultura general y conocimientos de Valenciano, “que no Catalán”, e Inglés. Un enchufe no es garantía de éxito. Sí se requiere una buena situación económica: “Si no tienes dinero y te eligen Fallera Mayor de Valencia, desde luego no te están haciendo un favor”.

En una preselección con varias niñas y chicas familiares de Falleras Mayores de Valencia y cortes de honor de otros años, reclama igualdad: “Ni es justo que se fijen sólo en ellas porque son familia de ni que las descarten por serlo”. Aconseja acotar el número de actos a los que acuden las Falleras Mayores de Valencia y sus cortes de honor, sobre todo los infantiles.

A las máximas representantes de comisión, les aconseja mesura: con tres trajes basta, controlar los brillos en las manteletas y evitar ir como disfrazadas: “Podemos inventar la indumentaria del siglo XXIV pero no la del XVIII”.

En unas horas conoceremos a las cortes de honor de las Fallas de 2019. ¿Es imposible salir elegida sin tener enchufe?

¡No, para nada! No tiene nada que ver con los enchufes, que a veces puede que ayuden pero no son imprescindibles. Una persona es válida tenga o no tenga contactos y eso el jurado lo ve.

¿Qué se busca en una niña?

Que le gusten las Fallas, tenga un cierto aguante y saber estar, básicamente. Después, el criterio de cada jurado es individual y no existen unas normas establecidas por Junta Central Fallera (JCF) pero todos sabemos lo que esperamos de una Fallera Mayor Infantil de Valencia y de su corte. Y éste es el criterio que sigue el jurado. Las niñas son niñas y es más difícil hacer una elección pero es verdad que puede haber alguna un poco más crecida porque su entorno le haya podido hacer daño diciéndole que saldrá elegida seguro y luego el chasco es tremendo.

¿Y en la Fallera Mayor de Valencia?

Lo mismo que hablábamos con las niñas pero con más carga porque se supone que eres más consciente como persona adulta. Se debe tener cultura general, saber desenvolverse… A las niñas siempre se les perdona la espontaneidad que incluso puede hacer gracia pero una persona mayor ha de estar siempre a la altura de cualquier circunstancia. Los actos a los que asisten son muy institucionales y no sólo del ámbito fallero y esto requiere un mínimo de cultura.

Curiosamente este año, entre las preseleccionadas hay muchas familiares de cortes de honor y Falleras Mayores de Valencia. ¿Sería injusto que no las eligieran precisamente por este motivo?

Por supuesto. Ni es justo que se fijen sólo en ellas porque son familia de ni que las descarten por serlo. El jurado lo tiene difícil porque ha de valorar a las personas por cómo sean, vengan de donde vengan. Evidentemente, una niña o una chica de una familia donde haya habido una Fallera Mayor o una corte de honor tiene más conocimiento de dónde se mete y eso es de valorar porque de entrada ya sabe adónde va. Hay veces que hay elegidas que necesitan un periodo de adaptación porque desconocían las exigencias. Te voy a contar una anécdota en preselecciones de sectores de este año en que fui jurado: a una candidata que acababa de encontrar trabajo, yo le dije: ¿Dejarías el trabajo si te seleccionaran? Y ella respondió: ¡Ah no, no, yo no lo dejaría! Entonces, ¿para qué te presentas? Solamente vemos la parte guay pero es mucho más serio.

A la hora de elegir, ¿se tienen en cuenta los sectores?

No creo. Esto es como en los premios de Especial o la Iluminación. No veo que haya instrucciones directas porque espero que se valore individualmente.

No pasa nada si tu nombre no suena esta noche en la Fonteta…

¡En absoluto! De hecho, es una responsabilidad muy grande y la mayoría de las candidatas no saben lo que significa estar ahí y tener que cumplir con todos los actos. Siempre he dicho que divertida es tu falla. La corte es muy bonita pero es una responsabilidad porque representas a una fiesta. A lo mejor no te apetece sonreír porque estás cansada pero no puedes mostrarlo. Muchas veces se llega a Fonteta sin saber a lo que realmente se exponen.

Y no significa ser una buena o mala fallera.

No hay buenos o malos falleros. ¿Tú me quieres decir que de todas las que se presentan sólo hay 13 buenas? ¡No! Habrá más pero sólo pueden quedar 13. El jurado tiene una responsabilidad enorme.

¿Qué sistema de elección era más aconsejable, el de los años 80-90 o el actual?

Cada época tiene lo suyo. Para lo que tiene que hacer la corte de honor, el sistema de antes tampoco estaba mal del todo. Había una preselección previa por sectores y luego un pase final en escenario. Nosotras ni tuvimos entrevistas con el jurado ni actos. De hecho, yo no supe quién era mi jurado hasta que no puse un pie en el escenario y miré abajo. Entonces, nos elegían más jovencitas y esto, bajo mi punto de vista, era para manejarnos con más facilidad y esto es bueno porque al fin y al cabo, te llevan a golpe de trompeta. Ahora se prefiere gente más mayor y con ideas más claras.

Actualmente, no todo es belleza. Cuando yo fui, sí que lo era y se lo jugaban a cara o cruz. Por eso igual no está mal pensado el sistema actual, aunque puede resultar excesivo.

¿Todas las Falleras Mayores de Valencia tienen algo?

Lo tienen todas las personas. Es esencial escoger a personas que sepan hacer grupo porque de repente, a partir de mañana, descubres que hay 12 niñas o 12 chicas que van a ser tus amigas durante un año en que dedicarás todo tu tiempo a las Fallas. Este valor también lo tienen que considerar. Se buscan personas adaptables y que sepan hacer grupo.

Además, los actos se han multiplicado.

Lo veo exagerado, sobre todo con las niñas que deberían ir a actos infantiles y en horarios infantiles. Se les machaca demasiado. En general, en las comisiones pasa igual. Recuerdo cuando yo era pequeña, que no estaba en el casal de noche pero ahora sí porque están los papás. La sociedad ha cambiado y lleva a intensificar los actos.

¿Hay que ser rica?

Si no tienes dinero y te hacen Fallera Mayor de Valencia, te hacen poco favor, te lo digo de verdad. Hay que ser conscientes. He oído hablar de algunas personas que aún están pagando créditos. No lo vemos así porque idealizamos la figura pero llega un momento en que perdemos el norte y no somos conscientes de lo que significa el cargo. Que es muy bonito y yo repetiría 1.000 veces siempre y cuando mi Fallera Mayor fuera Covadonga pero es lo que es: un año de responsabilidad absoluta y te debes a tu ciudad. Y esto es lo que el jurado debe valorar: si las elegidas están a la altura de esta entrega que se pide.

Hay veces que criticamos que no hayan seleccionado a una niña muy guapa pero resulta que se queja de muchas cosas y eso no es asumible.

A veces se critica a las candidatas que se presentan sin haber sido ese año falleras mayores de su comisión.

No es requisito indispensable y, de hecho, yo fui corte de honor sin haberlo sido. Me presenté en lugar de mi hermana que ese día no pudo acudir. En el reglamento se pide que se presente una componente por comisión, haya sido o no fallera mayor saliente. En mi caso, fui corte en el 89 y fallera mayor de mi comisión, en el 95. Cada comisión es libre de decidir a quién quiere presentar.

¿Una fallera mayor, aparte de Covadonga Balaguer?

No me gustaría señalar una en concreto porque cada una ha tenido lo suyo. No hemos tenido ninguna mala porque todas han estado a la altura y no es fácil asumir ese cargo. Hay que agradecerles su entrega. Un concejal y un alcalde cobran un sueldazo por asumir su cargo mientras una Fallera Mayor de Valencia, además, paga. Y al fin y al cabo hace una labor de representación de la ciudad.

¿Con el valenciano nos estamos extralimitando?

Creo que no. Pero, ojo, Valenciano, no Catalán. Incluso habría que manejar algo de Inglés porque con el avance social y la internacionalización de la fiesta, vienen muchos extranjeros y tenemos que ser capaces de hablar en Inglés si se nos acerca alguien.

¿Cuántos trajes necesita una fallera mayor de una comisión?

Como mucho tres, que son el de fallera de manga de farol, otro de manga larga y uno más fresco de algodón para actos más informales o con más calor. Si se supone que tienes años de historia en tu cuerpo, ya tienes trajes anteriores que puedes utilizar también. La semana fallera son 5 días y después, las presentaciones de tu sector. Teniendo en cuenta la inversión que necesitas en indumentaria, no sé si la amortizas suficiente.

La indumentarista Victoria Liceras advierte que, a veces, las falleras van disfrazadas.

Victoria Liceras habla con propiedad porque tiene un conocimiento por encima de la media. Y lo que diga ella suele ser bastante acertado. En realidad, en las Fallas siempre hemos ido un poco disfrazados. El traje de fallera se creó para esta fiesta porque al principio iban vestidas con trajes de noche. Cuando surgió el tema de los regionalismos de los que nos ha hablado Enrique Marzal, surgió el traje de valenciana que llevó por primera vez Pepita Samper en el concurso de Miss España. El traje de fallera se mueve mucho con las modas y según los años, el farol es más pomposo o menos, las faldas son más o menos cortas y hay más o menos vuelo. Lo que está claro es que si llevas una reproducción de un traje antiguo, no nos lo podemos inventar sino llevarlo sin modificar.

¿Cómo se debe vestir del XVIII?

Con un moño, menos vuelo, que se vea el tobillo… Lo que no podemos es decir que vestimos del XVIII pero ir inventadas. Sí que podemos inventar los trajes de fallera porque van cambiando con los años pero los del XVIII no se pueden inventar. Me podré imaginar la moda del siglo XXIV que está por llegar pero no de siglos que ya han pasado.

¿Y los colores?

En Valencia, tenemos un carácter que es ¡Y yo más! Si soy fallera mayor, no voy a ir como la del año pasado sino más. Entonces nos vamos inventando colores, que se aceptan en los trajes de fallera pero no en el del XVIII.

¿Las manteletas han de deslumbrar?

Con un traje de fallera, el brillo hace bonito pero tampoco hace falta ser una discoteca andante porque siempre menos es más. No hace falta exagerar convirtióndote en un árbol de Navidad.

¿Cómo valora los cambios en la indumentaria que ha introducido Compromís?

Me parecen correctos porque llegó un momento en que la gente estaba super confundida y no sabía lo que llevaba puesto. Se deben diferenciar los distintos tipos de vestimenta.

Comenta esta noticia
Update CMP