16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La viuda de Quini, destrozada, dispara la preocupación entre sus hijos

La despedida del mítico futbolista en "El Molinón" puso los pelos de punta a todos los presentes y una figura emergió en el emotivo funeral por encima de las demás: la de Mari Nieves.

El que fuera delantero del Real Sporting, el F.C. Barcelona y la selección española Enrique Castro 'Quini' fue despedido este miércoles por unas 14.000 personas en un funeral celebrado en el estadio de El Molinón, donde muchas de ellas también pasaron a lo largo de todo el día por la capilla ardiente. Un campo que, como comenzó recordando el capellán del Sporting, Fernando Fueyo, desde hoy lleva también el nombre de Enrique Castro, "y que desde hace mucho tiempo era un templo del fútbol y ahora es más que eso, una catedral".

El público recibió con una cerrada y prolongada ovación la salida al césped de El Molinón del féretro con los restos mortales de 'Quini' portado por una representación de la asociación de veteranos como Joaquín, Cundí, Redondo, Uría, David, Claudio o Ablanedo y, junto a ellos, el exjugador del Athletic de Bilbao y compañero suyo en la selección Dani.

En las gradas hubo una amplia representación de casi todos los clubes de Primera y Segunda División así como el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, o el presidente en funciones de la Federación Española de Fútbol, José Luis Larrea.  Exjugadores como Luis Enrique o Lobo Carrasco y una amplia representación institucional encabezada por el presidente del Principado, Javier Fernández, y el del Parlamento asturiano, Pedro Sanjurjo, estuvieron presentes en el último adiós al que fuera siete veces Pichichi conocido como "El Brujo". 

El capellán rojiblanco recordó cómo Quini "superó la enfermedad, el secuestro, la muerte de su hermano Jesús", y "ahora inesperadamente se le rompe el corazón de grande que lo tenía", unas palabras respondidas con una gran ovación desde las gradas.

Desde el mediodía la capilla ardiente registró un enorme afluencia de personas que quisieron homenajear la figura del ex jugador, delegado y relaciones institucionales del club, una riada que incluso superó el número de asistentes al funeral ya que durante buena parte del día lo hicieron al ritmo de 3.000 personas a la hora.

Muy emocionada por estas inmensas muestras de cariño en un momento tan doloroso, la familia de Quini quiso dar las gracias a los aficionados a través de los micrófonos de la COPE. Fue su hijo pequeño, Óscar Castro, el que intervino en El Partidazo de Juanma Castaño para hacerlo.

Óscar, con un tono sereno pero la voz quebrada, agradeció públicamente todas las muestras de cariño y de apoyo recibidas a lo largo de todo el día: "Es imposible describir lo que he vivido en El Molinón".

Castaño tuvo un momento de recuerdo también para Mari Nieves, la viuda de Quini: "Tu madre se ha comportado como una auténtica crack. Ha estado aquí, ha aguantado el tirón, ha saludado a todo el mundo, a amigos, a políticos, a aficionados, a directivos de equipos... ha aguantado el tirón toda la jornada". 

Ahí, el hijo de Quini volvió a emocionarse y a mostrar la preocupación que tienen todos los hermanos: "La verdad es que mi madre, si todos lo estamos pasando mal yo creo que ella peor aún, porque estaba muy unida a mi padre, y ahora tenemos que estar con ella porque van a ser momentos muy difíciles y vamos a ver cómo salimos adelante de esta".

 

Comenta esta noticia
Update CMP