20 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El viaje interesado de Sánchez con Torra: del "Le Pen español" a socio para todo

Antes de llegar a la Moncloa y depender de él para todo, el jefe del Ejecutivo le vapuleaba sin compasión por sus comentarios racistas y supremacistas.

Pedro Sánchez y Quim Torra se reunieron en Barcelona hace diez días  para acercar posturas sobre el futuro de Cataluña. Ya en su primera reunión en Moncloa, los dos líderes políticos mostraron su “voluntad de diálogo” de cara al futuro, tan inconcreta como imprescindible al menos para el presidente: depende para todo, desde su investidura, de quien menos creen en el país que paradójicamente Sánchez preside gracias a él.

Pero hace apenas siete meses el presidente del Gobierno tenía una idea muy diferente sobre Torra, probablemente más cercana a lo que aún hoy sigue pensando pero no puede decir. El 18 de mayo, Sánchez publicaba el siguiente tuit: “El señor Torra representa a Le Pen español. Tal vez se crea por encima de quienes son o piensan diferentes”.

 

 

Pocos días después, el líder socialista publicaba una serie de mensajes en los acusaba al presidente de la Generalitat de xenófobo y racista: “En Alemania Torra no tendría ningún cargo público por sus ideas xenófobas”, Cita que la realizó en una entrevista al diario La Razón.

 

Pocas horas después de estas declaraciones, Sánchez volvía a la carga y volvía a acusar de xenófobo y racista a Torra con hasta tres acusaciones: “Torra no es más que un racista al frente de la Generalitat de Cataluña”, “Como por primera vez tenemos al frente de la Generalitat a un racista, estaremos vigilantes”, “La elección de Torra ha despertado las vergüenzas racistas del secesionismo” y por último “Es un racista y un supremacista que ahoga la identidad de la sociedad”.

Todo cambió con la moción de censura

En el debate de la moción de censura Pedro Sánchez ya señaló su intención de tender “puentes” con Quim Torra: “Como legítimo representante de la Generalitat, yo me reuniré e intentaré tender puentes con el nuevo presidente la Generalitat”.

 

Este cambio de rumbo de Pedro Sánchez se convirtió en su llave para acceder a la Moncloa, ya que sin el apoyo de los independentistas catalanes Sánchez no se hubiera convierto en presidente del Gobierno. “La denuncia ya la hicimos cuando estábamos en la oposición, ahora es necesario iniciar la cura, el tratamiento, por eso nos vamos a mantener en la senda del diálogo”, señaló Sánchez en su primera reunión con Torra en Moncloa el pasado verano.

 

Comenta esta noticia
Update CMP