29 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Puigdemont ordena una maniobra contra Felipe VI pero PSOE, PP y Vox la desmontan

La portavoz de Junts en el Congreso, Laura Borrás, en una audiencia con Felipe VI.

La portavoz de Junts en el Congreso, Laura Borrás, en una audiencia con Felipe VI.

Con los muertos por coranavirus en Cataluña disparados y la Generalitat desbordada, el fugado en Waterloo se lanza a una maniobra de distracción.

Cataluña es ahora el gran agujero negro de la pandemia, la Generalitat está absolutamente desbordada y con la rebelión de decenas de alcaldes catalanes contra Quim Torra por la falta de medios contra el coronavirus, pero el líder de Junts, Carles Puigdemont, tiene ahora otra prioridad: conspirar contra el Rey.

El fugado en Waterloo ha dado instrucciones a su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, que encabeza Laura Borrás -investigada por la Justicia por un presunto delito de prevaricación por conceder contratos a dedo durante su etapa de consejera-, para derogar el principio de "inviolabilidad" que la Constitución concede al Jefe del Estado.

Así que el PSOE, el PP y Vox han tenido que unir sus votos en la Mesa del Congreso para vetar la tramitación de esa iniciativa de Junts en que la se instaba al Gobierno a comunicar a la Cámara si tiene previsto acometer alguna medida para acotar el concepto de "involabilidad" del Felipe VI para, a partir de ese informe, abrir un debate parlamentario al objeto de "evitar conductas opacas o corruptas por parte de quien ostenta la máxima representación del Estado".

En concreto, la formación independentista que lidera Puigdemont pretendía saber las intenciones del Gobierno de acotar la "inviolabilidad" de la que goza el jefe del Estado, máxime tras haberse conocido que Felipe VI figuraba supuestamente como beneficiario futuro de la Fundación Lucum, donde figuran fondos atribuidos a su padre, Juan Carlos I.

La maniobra de Junts buscaba que el Gobierno enviara a la Cámara esa información para después someterla a un debate en el Pleno en el que los grupos pudieran presentar propuestas de resolución con las medidas que ellos consideraran conveniente adoptar en esta materia.

En declaraciones a Europa Press, la portavoz de Puigdemont en Madrid ha defendido que, en un "Estado democrático" al ser el jefe del Estado "símbolo de la unidad" y asumir "la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales", parece "adecuado" que el Congreso pueda "celebrar un debate sobre la idoneidad, o no, de admitir que cualquier conducta de la Corona pueda quedar cubierta y encubierta bajo el paraguas de la involabilidad", máxime teniendo en cuenta que en España, "el cargo de jefe del Estado no es un cargo electo".

Comenta esta noticia