15 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos negocia con ERC una traición a España que sería el fin de Pablo Iglesias

Roger Torrent, en una de las rondas de consultas para la investidura con Xabier Domenech.

Roger Torrent, en una de las rondas de consultas para la investidura con Xabier Domenech.

Roger Torrent, junto a Ada Colau y Xavier Domenech, urden un plan para que el partido morado apoye a un candidato de ERC a la investidura para burlar la aplicación del 155.

"La excepcionalidad del momento necesita el compromiso, la dignidad, la firmeza y la diversidad del conjunto del Parlamento y de la sociedad civil. Construyamos un frente social y democrático de defensa de las libertades y los derechos del país".

Este mensaje del insólito discurso a los catalanes que firmó en TV3 en la noche del domingo el presidente del Parlament, Roger Torrent -conocida la detención en Alemania de Carles Puigdemont-, ha sacado a la luz la última estrategia del independentismo: sumar a Podemos a su órdago al Estado. Y, vistos los últimos movimientos en el entorno morado, no es descartable ni descabellado que los de Pablo Iglesias y Xavier Domènech se sumen al objetivo que abandera ahora Esquerra para traicionar a JxCAT.

Desde que este viernes el juez Pablo Llarena decretó el ingreso en prisión del candidato Jordi Turull y el resto exconsejeros, los Comunes han virado su posición desde la calculada equidistancia que han mantenido desde la aplicación del 155 a una adhesión cerrada a los independentistas.

Prueba de ella fue la decisión de Ada Colau de suspender el pleno del Ayuntamiento de Barcelona tras el auto de procesamiento del Supremo. "He visto algo que no había visto nunca, a los concejales de un grupo llorar", se justificó la regidora de la Ciudad Condal. No solo eso, este mismo lunes ha trascendido que Colau maneja la posibilidad de encabezar una delegación municipal que viaje a Alemania para visitar en la prisión de Neumünster a Puigdemont.

Y mientras Colau se mueve en el terreno simbólico de los gestos, su compañero de filas Xavier Domènech ha dado algunos pasos en el ámbito político. Como sumarse el pasado sábado al acto organizado por Torrent en sede parlamentaria para defender a los presos por rebelión y atacar al Tribunal Supremo y al Gobierno de Mariano Rajoy.

Roger Torrent en el acto institucional en favor de los presos este sábado. Junto a él, Artadi (JxCAT), Sabriá (ERC), Domenech (Comunes) y Riera (CUP).

 

Varios portavoces de ERC han adelantado este lunes que su intención, de cara al pleno convocado el miércoles para que el independentismo defienda la candidatura de Puigdemont a la investidura, es lograr transacciones entre sus resoluciones y las que presenten los morados.

"Los Comunes han presentado una propuesta de resolución en una línea muy similar a la nuestra. Seguro que continuaremos hablando no solo para este pleno sino de cara al futuro", ha dicho el portavoz de ERC, Gerard Gómez.

Una estrategia que adelantó la pasada semana el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, al reclamar un acercamiento a los diputados de la marca catalana de Podemos. Y un guante que recogió en el mismo Parlament Domènech, durante la primera sesión de la fallida investidura de Jordi Turull, al reclamar un "bloque democrático amplio, diverso y transversal". Toda una oferta de legislatura al PDeCAT y Esquerra.

¿Y que se opina en Madrid de los movimientos de Domenech y Colau?

En una entrevista en una radio argentina, Pablo Iglesias ha comprado el discurso victimista de JxCAT y ERC. "Tenemos claro que la estrategia de la derecha española es una estrategia represiva que no entiende la realidad de España como país plural (...) están mostrando hacia el exterior una imagen terrible de nuestro país".

Prácticamente a la misma hora,  y en el papel de poli bueno, su secretario de Organización, Pablo Echenique, veía lejos un acuerdo en el que esté presente el PDeCAT. Pero a continuación dejaba este enigmático mensaje: "En Cataluña existen dos bloques brutalmente enfrentados,  el bloque independentista y bloque monárquico. La única manera de que esto acabe es que se acabe la política de bloques".

Y mucho más clara, la portavoz de su partido en el Parlament, Elisenda Alamany, que ha confirmado la condición con la que los morados estarían dispuestos a negociar un candidato a la investidura: que no sea de JxCat: "En la línea de arrastrar las grandes mayorías diversas y transversales que existen en Cataluña, un proyecto liderado por Junts per Catalunya niega esa posibilidad".

Fuentes consultadas por ESdiario reconocen que el objetivo prioritario de Torrent y de un importante sector de ERC es sumar a Podemos a su frente contra La Moncloa y ganar su apoyo a un candidato a la investidura del partido de Oriol Junqueras. Y que existen "buenas vibraciones" tras los contactos de estos últimos días.

¿Va a acudir Pablo Iglesias al rescate de una parte del independentismo en su momento de mayor debilidad? ¿Habrá traición de ERC a JxCAT de la mano de Podemos? La respuesta en los próximos días.

Comenta esta noticia