17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El fracaso de Sánchez da alas al pacto de PP, Cs y Vox en la Comunidad de Madrid

El bofetón de Iglesias a Sánchez y la guerra abierta entre PSOE y Podemos contribuirá a desatascar la investidura en la Comunidad de Madrid, que se espera inminente ya.

Nadie imagina ya que se frustre la investidura de Isabel Díaz Ayuso (PP) como nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, en coalición con Ignacio Aguado (Ciudadanos) y el apoyo 'externo' a la andaluza de  Rocío Monasterio (Vox), en una versión más exigente pero ya alejada del bloqueo.

El fracaso de Pedro Sánchez y su guerra abierta en público con Pablo Iglesias tiene muchos efectos secundarios, algunos imposibles de calibrar aún, pero algunos también positivos para los intereses de los tres partidos del centroderecha: en ese contexto, ofrecer como ejemplo alternativo a la izquierda un pacto tranquilo, con programa público y documentos repletos de propuestas se considera estratégico.

 

Ni las tiranteces entre Cs y Vox van a dar de sí lo suficiente como para evitar o aplazar el acuerdo en la Puerta del Sol, que se espera sea oficial en apenas unos días: tal vez la próxima semana incluso, antes de que agosto se adentre en el calendario y España se tumbe en la playa. De momento, los populares han difundido una carta conciliadora entre todos los partidos, a los que convoca para este mismo viernes para avanzar en el acuerdo.

 

 

Fuentes políticas del PP se muestran cautas a ESdiario, pero reconocen que la posibilidad de conformar Gobierno y sellar un pacto a tres, con distintas fórmulas y compromisos, está efectivamente más cerca que nunca. Y el ejemplo de Murcia, ya culminado, es el mejor indicio de ello.

"Veremos"

"Lo del trifachito y la ultraderecha ha quedado un poco enterrado ya tras la investidura fracasada de Sánchez, y ahora todo el foco está en el pulso entre el PSOE y Podemos", explican fuentes populares, convencidas de que tras un 28 de abril muy dramático en Génova, el proyecto de Pablo Casado va para arribar y es el que menos desgaste ha sufrido desde entonces, a izquierda y derecha.

En el entorno de Díaz Ayuso, no obstante, se extreman las precauciones. "Veremos", se limitan a decir, conscientes de que la mercancía es muy delicada y de que Monasterio es algo más imprevisible que Abascal y no está descartado que se descuelgue con peticiones difíciles de encajar en el pacto, ya firme, de PP y Cs.

En Ciudadanos comparten cautela, y van incluso más lejos, lamentando con discreción que Vox no levante el pie del acelerador y siga demorando la "vía murciana".  Aunque el escepticismo es elevado, no llega al terreno de la desolación por una investidura fallida que comporte repetición electoral. Ni siquiera el PSOE de Gabilondo cuenta ya con una posibilidad que, en realidad, nunca se creyó.

Comenta esta noticia
Update CMP