14 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Losantos, Sardá, Sopena y Ussía: la Justicia fríe a multas al periodismo patrio

Alfonso Ussía.

Alfonso Ussía.

Alfonso Rojo ha abierto el debate tras ser condenado por llamar "mangante" a Pablo Iglesias. ¿Son los jueces excesivamente duros con los periodistas que cometen un desliz (o algo más)?

“Algunos diréis que es ridículo entrevistar a un hamster para comentar la actualidad política. Bueno, en el 24 Horas invitan a Alfonso Rojo y nadie dice nada”. La frase fue pronunciada hace unos días por Wyoming interpretando el guión de El Intermedio. Ahora los guionistas del showman ya no tendrán que inquietarse con ese tema dado que Rojo ha sido apartado de las tertulias del Canal 24 Horas.

Aunque el primero en pitorrearse por la defenestración no ha sido Wyoming, sino el ex presentador del 24 Horas Xavier Fortes, que lleva tiempo ejerciendo de guardián de la pureza en la televisión pública. De hecho en la noche electoral del domingo, Fortes descalificaba desde su cuenta de Twitter a la periodista de TVE Susana Burgos... ¿por algo que hubiera dicho Burgos ante las cámaras de TVE que pagamos todos? No. Por haber osado trabajar en un medio impuro. (Por tenerlo claro, todo periodista que haya trabajado en medios puros como la Cadena SERPastor, Mendizabal- es bien recibido, lo que lo hagan en medios impuros como Intereconomía están excluidos de por vida).

Volviendo a Rojo, el argumento del 24 Horas para prescindir de él es su condena a pagar a 20.000 euros a Pablo Iglesias por llamarle "mangante". El director de Periodista Digital ha criticado el sistema de indemnizaciones de la justicia en España: "Me imponen que pague a Iglesias lo mismo que le darían a un obrero que hubiera perdido la pierna en una obra". 

Sería bueno que los periodistas tuvieran un manual para saber qué les puede suponer en euros decir según qué cosas. Es verdad que en algunos casos los juicios a periodistas se han resuelto sin que trascienda la cifra de indemnización. Por ejemplo entre el periodista José Ramón De la Morena y el político Eduardo Cuenca, o el periodista Salvador Sostres y el político Pasqual Maragall (un pacto de última hora libró a Sostres de abonar 2.700 euros). ¿Pero qué conclusiones se pueden sacar de los casos en que las cifras sí han trascendido?

3.000 euros - "rata" y "terroristas" 

Llamar "terrorista" a un adversario vale 3.000 euros de acuerdo a la indemnización que tuvo que pagar Federico Jiménez Losantos a Carlos Fanlo por adjetivarle así durante una polémica entre ambos. También vale esa cantidad llamar "rata", que es lo que tuvo que pagar el mismo periodista a Tom Benítez, de Canal Sur, porque creía que había despedido a un portero por escuchar su programa.

5.000 - "cabrón" y los DNIs

Calificar de "cabrón" cuesta 5.000 euros. Al menos eso es lo que le costó a Carlos Dávila dedicar ese calificativo al juez Santiago Pedraz por soltar a un etarra. La misma cantidad fue impuesta a los periodistas de la Cadena SER Rodolfo Irago y Daniel Anido por desvelar la militancia del PP de una serie de ciudadanos madrileños, DNIs incluido, aunque la sentencia a estos sería revocado.

6.000 euros por insinuaciones sobre financiación

Afirmar sin pruebas que un partido está financiado por otro cuesta 6.000. El ejemplo, Margarita Sáenz Díaz condenada a esa cantidad por asegurar que Ciudadanos había sido financiado por el PP a través de FAES. Una cantidad mucho mayor a la que fue condenado a pagar su marido, Enric Sopena en su pleito con Francisco José Alcaraz y su esposa (a los que tuvo que pagar 2.700 euros).

12.000 euros - "nazi" y "métodos gansteriles"

Llamar "nazi" al prójimo suponen 12.000 euros. Esa pasta se embolsilló Hermann Tertsch, cuando estaba en El País, gracias a una entrevista en El Mundo de Carmen Rigalt a Antic donde se le calificó como tal. La misma cantidad se cifró en el primer juicio de Florentino Pérez a José María García por acusarle de "métodos gansteriles" en Onda Cero.

18.000 euros - campañas y relaciones 

Burlarse de un ex vicepresidente por sus relaciones de pareja cuesta 18.000 euros. Ese fue el fallo del TC hacia Xavier Sardá y Boris Izaguirre por sus comentarios de la pareja Cascos-Porto. Es exactamente lo mismo que han tenido que pagar los periodistas de El Mundo -hoy en el Real Madrid- Carbajosa y Alcaide por sus "informaciones" sobre Ramón Calderón.

20.000 euros - "chorizo" y "puerca"

Si 20.000 euros es lo que cuesta llamar "chorizo" y mangante a un político (Rojo a Iglesias), llamarle "zorra" y "guarra" a una consejera cuesta 21.000 euros, como nunca olvidará el tertuliano Eduardo García Serrano. Graciano Palomo fue condenado a la misma cantidad por unas informaciones contra Aznar sin más adjetivación que "recibió contrapartidas". En el caso de Palomo la sentencia fue anulada en instancias superiores.

30.000 euros - "te dan igual los muertos"

Hablar de una pregunta homosexualidad cuesta 30.000 euros (Carmen Rigalt en su pleito por Alejandro Sanz). Lo que lo pone al mismo nivel que Jesús María Zuloaga, de La Razón, por cuestionar la integridad de Narciso Ortega. Un poco más, 36.000 euros, sentenció la justicia española que costaba que Jiménez Losantos considerara que al político Alberto Ruiz Gallardón le daban igual los muertos del 11-M. Aunque esta sentencia ha sido tumbada en Estrasburgo.

50.000 euros - armas y armarios

50.000 euros es lo que supuso a los responsables del programa de Antena 3 ¿Dónde Estar Corazón? entrevistar a fantasmagóricos testigos para intentar sacar del armario a Alfonso Díaz. Un poco más, 60.000 euros le valió a Jiménez Losantos, decir que en las sedes de ERC podía haber armas.

64.590 euros - Messi

Escribir un artículo burlón contra el jugador de fútbol Messi puede costarte hasta 64.000 euros, al menos eso le ha valido a Alfonso Ussía, que ya había tenido varios encuentros con los tribunales (desde Aranguren al marqués de Villaverde. Tuvo que pagar 20.000 euros a Fernando Delgado por escribir que era "un mierda").

100.000 euros - Carcalejos

Apodar al periodista José Antonio Zarzalejos como Carcalejos y calificarle así durante varios años puede costarte hasta 100.000 euros, que es lo que ha tenido que pagarle, de nuevo, Jiménez Losantos.

120.000 euros - "el más corrupto" o "separado"

Y en el top. Calificar a alguien como "el más corrupto" como hizo José María García con Florentino Pérez en Veo TV son 120.000 euros. La misma cantidad que los tribunales sentenciaron que debía pagar Telecinco a José María Aznar y Ana Botella (a cada uno, luego serían 240.000) por insinuar una separación que no se produjo.

Pues así estarían las cosas. Tomen nota los interesados.

Comenta esta noticia
Update CMP