25 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un rapero italiano se burla de la lucha contra los narcos en la Costa del Sol

"Fardos en mi lancha y dinero envuelto en celofán". Así lo canta el rapero italiano Philip, que en un videoclip retrata de manera muy particular la espiral de violencia y drogas en Marbella.

Philip es un rapero veinteañero nacido y criado en la periferia de Milán. Al parecer ha irrumpido en el panorama del rap con muchísima fuerza y desde el mes de mayo el lanzamiento de su nuevo disco está siendo objeto de buenas críticas entre los sectores especializados. Hasta ahí todo normal. Nos alegramos por Philip. Pero cuando repasas el listado de canciones de su álbum te tienes que parar sí o sí en el corte 3. Marbella.

La letra no es nada del otro mundo, de hecho es bastante aburrida, pero como si volviéramos a los 80 y a los 90, el tema de Philip se vuelve realmente interesante cuando ves el vídeo con el que lo promociona. Una fuente policial de ESdiario ha hecho llegar una copia del vídeo a esta redacción, y no tiene desperdicio.

Durante casi tres minutos de imágenes de animación Philip hace un recorrido por lo que para él y su entorno es Marbella. Primero una vista aérea de la ciudad, luego el arco con los nombres de Marbella y San Pedro de Alcántara esculpido en piedra y al tercer plano del vídeo empieza lo bueno: una planeadora con la cubierta llena de fardos de droga.

A Philip se le ve muy informado porque a las imágenes las acompaña la letra “fardos en mi lancha y dinero en celofán”, y mientras él recita sus versos, en el vídeo un tripulante encapuchado ni se inmuta ante la presencia de un helicóptero de la Policía.

La sorpresa llega cuando el narcotraficante se quita la braga que le cubre el rostro y descubrimos una animación muy parecida al propio cantante que de repente se está dando la gran vida en coches de lujo a bordo de grandes yates y con bolsas repletas de Bin Laden (billetes de 500 euros).

 

 

El resto del vídeo relata las aventuras de los traficantes tratando (y consiguiendo) introducir droga de diversas maneras: en un camión de naranjas o incluso usando un submarino. El vídeo muestra el resto de clichés con el que los grandes narcos atraen a los jóvenes desfavorecidos a este mundo atractivo pero muy peligroso. Armas de fuego, chicas guapas y persecuciones.

Lo que el vídeo de Philip no cuenta es que en los últimos años la tremenda presión policial sobre el narcotráfico en el campo de Gibraltar ha obligado a los clanes a trasladar sus actividades a la Costa del Sol, y es allí ahora, en lugares como Marbella, donde de vez en cuando se encuentran cadáveres en las cunetas o tipos con los dedos de una mano cortados que no quiere decirle a las autoridades ni mú de lo que ha sucedido.

Un hombre tiroteado en plena calle de Marbella.

 

Tampoco menciona el vídeo de este rapero que en la provincia de Málaga se han colocado bombas en negocios y residencias particulares de empresarios de la zona o que una bronca en una discoteca de moda acabó con el lanzamiento de una granada de mano en la pista de baile.

De hecho el último tiroteo se produjo hace solamente unas semanas cuando un chico de 29 años fue tiroteado en la cara en Marbella. Los investigadores creen estar ante un nuevo ajuste de cuentas secuela de otro enfrentamiento con más disparos y puñaladas varios días antes en Benahavís.

Un último capítulo acaba de escribirse hace solamente un par de días. El pasado viernes un hotel era desalojado por los bomberos y la policía local de Marbella. Una persona ha muerto en este incidente. Se trata del Sisu Boutique, que sucumbía pasto de las llamas mientras huéspedes y empleados lo abandonaban descolgándose por las fachadas.

 

¿Un accidente?, probablemente, pero este mismo hotel fue incendiado en 2017 de forma intencionada por una banda que remató la faena lanzando una granada de mano a uno de los bares del local. Se demostró que dos bandas rivales se disputaban la propiedad de un establecimiento conocido por sus fiestas en Puerto Banús.

“Esto lamentablemente se ha normalizado –relata una fuente policial a ESdiario- y la situación es peligrosa no solo para los policías que estamos en la calle sino incluso para los ciudadanos. En los últimos años hemos visto secuestros en terrazas, persecuciones con coches de alta gama a través de calles peatonales, tiroteos. Y al final, casi siempre, lo más gordo es atribuible a un ajuste de cuentas”.

Un local quemado en medio de la violencia creciente en Marbella y sus alrededores.

 

Está claro que la Costa del Sol es un lugar lamentablemente frecuentado por lo peorcito de las grandes mafias europeas. Decir lo contrario es pecar de buenismo y no querer ver la realidad. Pero es que sumarle el tráfico de drogas de un Estrecho de Gibraltar cada vez más vigilado por las diferentes policías ha convertido la zona que circunda Málaga en un polvorín.

Ya lo dice Philip en su vídeo, pistola en mano:

Dalla zona fra, alla Marbella

Volo verso Malaga

Penso a farmi una vacanza

Mamma sì, pardonnez-moi

Su uno scafo a Marbella

A Marbella

Su uno scafo a Marbella

Cubi sopra la mia barca

Soldi dentro al cellophanne

 

Desde la zona intermedia, a Marbella (De lo humilde a Marbella)

Vuelo a Málaga

Pienso en tomarme unas vacaciones

Mamá si, perdóname

Sobre un casco (lancha) en Marbella

En Marbella

Sobre un casco (lancha) en Marbella

Cubos (fardos) en la parte superior de mi bote

Dinero dentro del celofán

Comenta esta noticia
Update CMP