La "anomalía democrática" de Puig, Morera y Podemos para echar a Rita

Barberá en el Senado.

Barberá en el Senado.

La decisión del parlamento valenciano de modificar una ley para echar del Senado a Rita Barberá, ha encontrado ahora en el Tribunal Constitucional respuesta, para sonrojo de algunos.

El acuerdo unánime del Tribunal Constitucional de anular la modificación de ley valenciana, realizada ad hoc para quitar a la ex alcaldesa Valencia, Rita Barberá el escaño en el Senado, ha venido a actualizar el proceso y las declaraciones que en su momento hicieron, entre otros, el presidente Ximo Puig o el titular de las Cortes Enric Morera.

En octubre del año pasado, Les Corts, con los únicos votos en contra del PP,  cambiaba la ley de designación de senadores en representación de la Comunidad para introducir la posibilidad de revocar el nombramiento de estos cargos que los elige las propias Corts. Días después Barberá fallecía en Madrid.

¿A qué venía esta modificación? Muy sencillo. Todos los partidos, a iniciativa de Podemos, se habían puesto de acuerdo para "denostar", según el PP, a la que fuera alcaldesa durante más de veinte cuatro años. Es cierto que los socialistas alegaron que apoyaban la reforma a regañadientes, "por lealtad" con sus socios de Gobierno, Compromís y Podemos, en palabras de su síndico, Manuel Mata.

Un repaso a la hemeroteca se comprueba la "contundencia" verbal empleada por destacados políticos contra Barberá, una vez que ésta dejó su militancia en el PP tras su declaración en el Supremo por el caso Taula, presunta financiación irregular de los populares.

El presidente Puig se pronunció en favor de utilizar "todas las fórmulas" para que Barberá no siguiera como "representante valenciana en Madrid" ya que, a su juicio, se trataba de una "anomalía democrática". "El escaño no es de Barberá, es un escaño propiciado por Les Corts. Es una senadora territorial que representa a los valencianos y es por tanto una anomalía democrática que una persona imputada, que ahora es una tránsfuga, esté representado a la Comunitat", dijo.

El presidente de Les Corts Valencianes, Enric Morera, no le fue a la zaga. Llegó a pedir una "reunión urgente" con el presidente del Senado, Pío García Escudero, para tratar la situación de Barberá a la que consideró como "tránsfuga" de Les Corts. "Quedarse con el escaño es declararse en rebeldía de la voluntad popular manifestada a través de estas Corts", afirmó . Ante la imposibilidad de quitarle el escaño, propuso modificar la ley para poder cumplir su objetivo que ahora se ha visto como "anticonstitucional". El portavoz socialista Manuel Mata llegó subrayar que ante las situaciones "excepcionales requieren comportamientos excepcionales" . Y por ello, a toda prisa, se decidió modificar la ley valenciana. El portavoz socialista calificó entonces a la ex alcaldesa como persona "aislada y acorralada" y que huye "como un animal herido".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, también participó en el debate, a través de su cuenta de tu twitter. Y la síndica  valenciana de C'S Maria Carmen Sánchez alegó que con el cambio normativa se garantiza una "representación digna de la Comunidad Valenciana en el Senado" para que el nombre de esta región "no vuelva a ser tirado por tierra" y no se genere "aún más desafección hacia las instituciones". Antonio Montiel, de Podemos, defendió que la ley tiene "cobertura constitucional" y "título competencial propio en el Estatuto de Autonomía", pues si la Comunitat puede legislar sobre el sistema de elección de senadores "puede también legislar sobre su cese o revocación".

Alfredo Castelló, del PP, ya advirtió que la decisión de les Corts era "una cafrada" y un "vulneración" y "un atropello" de la Constitución Española,ya que en su opinión una cosa es abrir un debate, como se ha hecho en la Comunidad de Madrid, y otra es traer una ley para cambiar el sistema.

Hoy las reacciones, por el momento, están siendo tibias y limitadas a colaboradores directos de la fallecida Barberá. Entre ellos el senador Pedro Agramunt.

Los socialistas, a través de Manuel Mata, mantienen ahora que no aprobarán una iniciativa para modificar la ley valenciana tras la decisión del Constitucional. Mientras Podemos, un año después, se plantea su estrategia rota por el TC. La historia ha cambiado.

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia