18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un juez baja los humos a Jordi Sánchez con una decisión que golpea su bolsillo

Jordi Sánchez, líder de la ANC, en su declaración como acusado en el TS.

Jordi Sánchez, líder de la ANC, en su declaración como acusado en el TS.

La Audiencia Nacional ratifica una sentencia y obliga a la ANC a pagar 250.000 euros por revelar masivamente datos de catalanes encuestados durante el procés.



Al margen de la condena penal que dicte en su día el Tribunal Supremo, a los principales dirigentes del procés les va a tocar -algunos como Artur Más han comenzado ya- el bolsillo. Es el caso también de Jordi Sánchez, líder de la ANC y considerado el ideólogo de la agitación callejera y de la preparación logística del referéndum ilegal.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha confirmado en las últimas horas dos multas de 200.000 y 40.000 euros que la Agencia de Protección de Datos impuso a la ANC por la encuesta que Sánchez impulsó de cara a la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014 y por la falta de seguridad en la custodia de los datos de sus propios socios, que acabaron siendo difundidos por la plataforma Anonymous en una red social.

En una misma sentencia, los magistrados de la Sección Primera desestiman así los recursos planteados por la ANC contra esas dos sanciones, la primera por infracción muy grave y la segunda por infracción grave de la Ley de Protección de Datos, ya que entiende que ambas fueron impuestas "conforme a derecho".

En cuanto a la falta muy grave, se cometió en los meses de octubre y noviembre de 2014, cuando Ómnium, presidida por Jordi Cuixart y que ya fue sancionada a 200.000 euros, y ANC acometieron lo que llamaron "Gigaencuesta" que llegó a 3 millones de hogares con un formulario de seis preguntas que arrancaba con la pregunta "Si Cataluña fuera un Estado tendría entre 8.000 y 16.000 millones de euros más: ¿Cómo cree que se debería gastar?".

Aquella encuesta se desarrolló por correo postal y mediante 30.000 voluntarios repartidos por áreas geográficas con visitas puerta a puerta. "Los encuestadores cumplimentaban los formularios de aquellos ciudadanos que así lo deseaban", explica la sentencia, en la que se detalla que los resultados eran enviados después a Omnium.

En todo ese proceso, la ANC trató los datos personales de los encuestados "sin el consentimiento reforzado" que requiere la ley en este tipo de consultas. Además, si bien después de la encuesta sólo se iban a guardar los datos de aquellos que lo hubieran autorizado, "figura acreditado" que "no se había procedido a la separación física de la parte destinada a registrar las respuestas y la parte destinada a recabar datos de carácter personal".

El 4 de septiembre de aquel año, un grupo autodenominado Anonymous Cataluña publicó en su perfil de Facebook datos de socios de ANC a partir de aquel fichero creado para la asamblea con 53.818 personas. Para los magistrados, ha quedado probada la falta de medidas adecuadas para garantizar la seguridad de aquellos datos, por lo que confirma la sanción que impuso por ello la Agencia de Protección de Datos.

Comenta esta noticia
Update CMP