08 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un clamor exige que pongan entre rejas a Pablo Iglesias por el 'caso Dina'

Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias.

El vicepresidente segundo, cada vez más acorralado y llamando a la persecución de periodistas, ha probado de su propia medicina en las redes sociales.

Dentro de unos años, en los manuales de Ciencias Políticas se explicará cómo fue posible que un movimiento de izquierdas tan radical y respaldado externamente por algunos de los regímenes comunistas más reaccionarios del mundo pasara en apenas un lustro del cero al infinito: de las acampadas del 15M a la moqueta ministerial y al coche oficial.

Así, se hablará de Podemos como un "caso de éxito" donde el uso de las redes sociales fue clave en su trayectoria hacia el poder. Y ya, desde el poder, sigue siendo una herramienta de propaganda y manipulación por parte de la formación liderada por Pablo Iglesias.

 

Especialmente ahora, cuando el vicepresidente segundo ya siente sobre su nuca el frío aliento de la Justicia por su implicación en el caso Dina, un escándalo que cada día que pasa está poniendo de manifiesto que mientras los morados denunciaban "cloacas" en el Estado, éstas estaban verdaderamente en el partido socio del Gobierno de Pedro Sánchez.

 

Campaña infame contra la prensa libre

En los últimos días, las redes han servido a Iglesias y algunos de sus colaboradores más estrechos para lanzar una campaña infame  de descrédito contra los periodistas y medios que no le bailan el agua y osan hablar del caso Dina. Así, uno de los periodistas más prestigiosos de este país, Vicente Vallés, se ha convertido en el principal objetivo a abatir por los líderes de Podemos. Iglesias, Pablo Echenique y Juan Carlos Monedero apuntan -el primero utilizando la sala de prensa de La Moncloa- y sus rebaños totalitarios disparan.

Sin embargo, las mentiras de Iglesias sobre el caso Dina y el ataque frontal de Podemos a las libertades de expresión e información están provocando en las redes sociales un efecto que el número tres del Gobierno de Sánchez no esperaba. Cada vez son más ciudadanos los que vencen al miedo y rompen su silencio, criticando sin ambages a los morados, empezando por su líder.

 

Un claro ejemplo ha tenido lugar este fin de semana en el que el hashtag  #IglesiasaPrision lidera el trending topic en Twitter: 

 

 

 

Comenta esta noticia