17 de enero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Aena invertirá 2.000 millones en la ampliación de Barajas

La ampliación del aeropuerto de Madrid Adolfo Suárez será mayor proyecto de inversión en la capital para los próximos años junto con la construcción de la nueva estación del AVE de Chamartín

El gestor aeroportuario ya ha lanzado la operación con la adjudicación de los primeros contratos de un plan que abordará inversiones por unos 2.000 millones de euros. Los primeros encargos, relacionados con la parte de ingeniería, han recaído en Typsa en y en Bovis, encargadas de diseñar el proyecto constructivo para la ampliación de la Terminal 4 y de la terminal satélite. Las dos ingenierías serán las encargadas de diseñar y gestionar la transformación del hub de Iberia con el objetivo de incrementar la capacidad de las instalaciones hasta los 80 millones de pasajeros.

Aena también ha lanzado el concurso para adjudicar la transformación de las terminales 1, 2 y 3. La intención es que el monopolio aeroportuario disponga del proyecto constructivo el ejercicio próximo para comenzar a licitar las obras, que se prolongarán varios años sin alterar el funcionamiento de las actuales instalaciones.

La modernización de las terminales viejas representa, probablemente, el proyecto más ambicioso del grupo público. Según las condiciones impuestas al proyectista, Aena tiene previsto construir un nuevo edificio distribuidor de pasajeros que dará cobertura a las actuales terminales, que se van a reformar por entero. Se trata de una estructura amplia, que ocupará un espacio de 140.000 metros cuadrados y cinco alturas donde se situarán la zona de facturación y control de seguridad, zonas técnicas y las salidas y llegadas de pasajeros. Este edificio conectará, a su vez, con otro menor, de unos 6.700 metros cuadrados, que servirá de enlace con las terminales existentes. La reforma incluirá nuevos viales de acceso del aeropuerto con el exterior y una ampliación de la zona de aparcamientos.

El plan de Aena contempla la construcción de una nueva zona de aparcamiento con tres alturas que dará servicio a las empresas de alquiler de vehículos y a las flotas de VTC, cada vez más numerosas. Según las estimaciones de Aena el nuevo párking contará con 1.050 plazas para estos negocios. Habrá otro aparcamiento dedicado a vehículos privados con 2.250 plazas.

La reforma de las instalaciones más viejas se completa con una nueva gasolinera, una dársena para autobuses con unas 25 plazas y nuevas dependencias para la comandancia de la Guardia Civil.

Los planes de Aena mantienen la senda trazada en 2018 por el anterior equipo directivo. En marzo del año pasado, el exministro Íñigo de la Serna anunció las líneas maestras del plan director del aeropuerto de Madrid. Inicialmente, Fomento preveía el arranque de las obras este año. Pero los proyectos constructivos adjudicados y en fase de licitación no estarán listos hasta el año que viene, momento en el que Aena ya podrá comenzar a licitar las grandes obras, distribuidas en periodos de inversión hasta 2026.

En la Terminal 4, la intención del grupo presidido por Maurici Lucena es ampliar el área de procesamiento de pasajeros y aumentar el tamaño del dique de la terminal hacia el norte. En la terminal satélite T4S el objetivo es similar, con obras para elevar la capacidad de gestión de pasajeros y ampliar los diques y la plataforma de la terminal. Aena ha exigido que la ampliación se lleve a cabo respetando el actual diseño arquitectónico, obra de Richard Rogers y el Estudio Lamela.

Comenta esta noticia
Update CMP