La previsión electoral de Manuel Alcaraz: "No sé qué va a pasar en la Comunidad"

El conseller de Transparencia considera que “bastante desgracia tiene Cataluña con muchos de sus políticos”, y que el PP está haciendo de altaVox de la extrema derecha.

Manuel Alcaraz Ramos (Alicante, 1958), es el primer conseller de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación de la Generalitat valenciana. Antes de 2015 Alcaraz era profesor de derecho, y después de 2019 lo va a volver a ser. Se retira de la primera línea política. En esta entrevista telefónica -celebrada el jueves- nos cuenta los porqués, y su visión del panorama político valenciano a cinco meses de las elecciones.

P- ¿No le tentó en ningún momento la posibilidad de presentarse como candidato al Ayuntamiento de Alicante?

La verdad es que no. Por dos razones: porque mis planes desde hace mucho tiempo iban por volver a la universidad, y porque Natxo Bellido es el candidato normal, lógico, que en una legislatura muy difícil ha dado la cara, lo ha hecho muy bien para las dificultades enormes que ha habido. Yo creo que a él se le asocia a Compromís-Alicante, y no tendría ningún sentido que yo le hubiera disputado ese puesto. Estoy muy contento de que sea él el candidato.

Dejar ahora la vida institucional puede dar una impresión que no es la que usted pretendía …

Yo desde hace muchos meses lo había estado comentando con mucha gente. No hay ninguna razón política, son todo razones personales, siempre digo que tengo un hijo de ocho años, que cuando me vine tenía cuatro, y claro, es una edad muy complicada, no me quiero perder más años de estar delante cuando hace muchas cosas. Me apetece volver a la universidad, me apetece escribir, y bueno, yo creo que hay periodos y periodos, estoy pasando un periodo extraordinariamente interesante, que para mí ha sido un gran honor que le agradezco muchísimo fundamentalmente a Mónica Oltra como máxima dirigente de mi partido, y que lo estoy pasando muy bien, pero yo vivo en Alicante y tener que estar entre las dos ciudades … Además, cuando acabe la legislatura yo tendré 61 años y también es un elemento a tener en cuenta. Y me apetece hacer algunas otras cosas. Yo seguiré en Compromís, en la política interna, en temas de formación, de elaboración programática, pero no creo que la política pueda hacerse sólo en ámbitos institucionales.

Igual es que en esta conselleria en particular se ha aburrido antes de hora …

Le aseguro que yo no me he aburrido ni un minuto. Yo creo que nuestra conselleria ha desarrollado muchísimo trabajo. Para empezar ha habido que montar una conselleria nueva y ha habido que reflotar la cooperación, que es algo que a veces se olvida. Montar una conselleria nueva es complicado. Eso supone poner en marcha una serie de dinámicas, de técnicas, de instrumental tecnológico, de reclutar personal, de formar personal, de buscar alianzas … Yo siempre he dicho que mi conselleria en lo que más contento me tenía es que yo era el conseller menos conocido. Si de mi conselleria se hablaba, malo. Mi conselleria tenía que dar la apariencia de que estaba no transparente sino invisible, porque cuando aparecía es que podía haber algún follón. En mi conselleria no necesitamos estar en primera página todos los días. Otras consellerias lo necesitan. Algunas tienen que estar explicando continuamente lo que hacen. En la mía lo mejor era pasar con absoluta discreción.

¿Se ha sentido decepcionado con la gestión en una administración pública y muy política?

En absoluto, mi conselleria es de las más políticas, con un encargo muy claro, el de contribuir y liderar políticas que mejoraran la autoestima de los valencianos y la imagen global de la Comunidad Valenciana. O sea que decepcionado para nada.

¿Pero no le ha sorprendido, como por ejemplo a Joan Ribó, que la maquinaria institucional fuera tan complicada, que costara tanto hacer las cosas, mover un papel?

Pero eso es otra cosa. Vamos a ver, yo un poco sí que me lo imaginaba por otras experiencias políticas. Evidentemente eso es lo más duro de gobernar hoy en día. Bueno, lo más duro es el déficit económico de la Comunidad Valenciana. La transparencia es sobre todo modernización de la administración, eh, más que prevención de corrupción, que también está bien, pero sobre todo modernizar la administración, hacerla más transparente, más accesible, más sencilla, que la gente no tenga que pelearse por conseguir datos y que los tenga en una pantalla, eso es lo fundamental. Pero claro que coincido con Joan Ribó, faltaría más. Los procedimientos administrativos en cualquier administración son complicados y a veces te desesperan y entendemos que desesperen a los ciudadanos. Nosotros por eso también nos hemos volcado en el sistema de oficinas Prop, que es un tema que se puede mejorar en la siguiente legislatura con el Prop virtual.

Empeñarse en provocar fracturas de la convivencia también aquí, pues hombre, bastante desgracia tiene Cataluña con muchos de sus políticos que sí la provocan

Y el modelo cremallera de un conseller de un partido y el secretario autonómico de otro, ¿es acertado o se habría de dejar una conselleria entera para cada partido?

Ésa es la esencia del Botànic. Pero habrá que ver si todas las consellerias tienen que tener el mismo modelo o si hay que hacer alguna excepción. Pero básicamente yo creo que el modelo debe existir igual, ha funcionado muy bien, puede haber habido algún momento de problema pero en el mismo problema está la solución. En mi conselleria cuando ha podido haber algún problema me he sentado con las personas implicadas y no ha habido la menor desconfianza de la ocultación de datos o información, y eso es importante en una administración tan compleja como la actual.

¿Está habiendo “encarnizamiento” con Eduardo Zaplana?

Yo también soy de los que pienso que Eduardo Zaplana debería estar en su casa o en un hospital, en otras condiciones, aunque estoy convencido de que está recibiendo en este momento el mejor tratamiento posible. Creo que la reflexión que debemos hacer es pensar también en los centenares de presos que estarán en peores condiciones. Por lo tanto, de lo que se trata es de hacer una reflexión global sobre el sistema penitenciario y recordar siempre que a las personas se les condena a la pérdida de libertad pero no a la pérdida de libertad, de salud, de dignidad, etc. Por lo tanto yo creo que está causando un cierto escándalo esta actitud. Si persiste la situación Eduardo Zaplana debe estar en su casa o en el hospital, pero ojalá este triste episodio nos ayude a todos a comprender y a reflexionar la (cantidad) de personas que estarán mal. Es odioso comparar, no se trata de decir están peor o mejor que Eduardo Zaplana, pero desde luego hay muchas personas con situaciones de enfermedad que están muy mal en las cárceles.

Electoralmente, en este momento esto es un enigma, yo no sé qué va a pasar en la Comunidad Valenciana

¿Su relación con Joan Llinares, de la Agencia Antifraude, es buena?, ¿cree que la Agencia era realmente necesaria?

Yo creo que las agencias antifraude son positivas. Como todo lo que se está produciendo en esa materia, están sujetas a prueba porque son nuevas. En Cataluña por ejemplo vimos cómo tuvieron que rehacer todo el modelo. Otorgarles un poder excesivo puede ser peligroso porque pueden llegar a chocar con el poder judicial y fiscalía. No es el caso de la nuestra. Hacer una especie de agencia universal de control sobre el poder ejecutivo puede llevar a problemas. Mi relación con Joan es buena. Yo con Joan colaboraba antes de que se existiera la Agencia Antifraude, él ha venido a la conselleria, yo he estado con él en un viaje a Barcelona, hemos estado hablando mucho, me ha ayudado a entender muchas situaciones porque es una persona de gran prestigio en su campo. Y ha habido algún momento en el que se ha dicho que hemos tenido enfrentamientos que no han sido tales. Cuando la Agencia presenta una propuesta de reglamento mi conselleria y otras hacemos observaciones. Y cuando mi conselleria presenta un texto legal se lo remitimos a ellos para que opinen, y es lógico que a veces no les gusten algunas cosas. Eso es lo que a veces se ha aireado, pero no ha habido ningún problema. A veces nos hemos sentado a comer juntos y nos hemos reído de alguna de esas cosas que se han dicho. Y tanto la conselleria como la Agencia tendremos que aprender a colaborar mejor. Estamos todos en una fase de aprendizaje en la que hemos de ser todos muy humildes porque en definitiva se trata de construir una arquitectura institucional que prevenga la corrupción y las malas prácticas.

¿El conflicto catalán puede perjudicar electoralmente a Compromís?

Pues hombre yo creo que no, yo creo que Compromís ha mantenido una actitud absolutamente impecable, nos hemos ceñido siempre a defender la convivencia, a defender el diálogo, y no hemos mantenido como partido ninguna posición que pueda ser tildada ni de extremista ni de separatista ni nada por el estilo. Hombre, que algunos partidos quieran convertir esto en un eje de la campaña, pues allá ellos con su ética pública y su ética política, pero el empeñarse en provocar fracturas de la convivencia también aquí, pues hombre, bastante desgracia tiene Cataluña con muchos de sus políticos que sí que provocan esa ruptura de convivencia. Si alguno quiere jugar a traer eso aquí, pues allá ellos. Yo creo que el electorado de Compromís es un electorado serio, responsable. Que nos juzgue por lo que hemos hecho y no por lo que otros dicen que queremos hacer.

Si el PP se dedica a hacer de altaVox, allá ellos.

Y, desde el plano electoral, ¿por qué cree que han puesto tan nerviosos en el Botànic, especialmente en el Partido Socialista, la irrupción de Vox en el panorama político español y su posible traslación al caso valenciano, si teóricamente Vox sólo restaría votos al PP?

Yo en el gobierno no he detectado eso, ni en Compromís, ni en el PSOE, más allá de que alguien de esos partidos pueda haber dicho algo. Yo creo que el auge de Vox es peligroso, es preocupante, pero igual que todos los partidos de ultraderecha que están surgiendo en Europa. Porque defienden y multiplican unos valores que me parece que son muy negativos para la convivencia y para los valores constitucionales. Va a tener gracia ahora que aquéllos que hemos sido acusados de inconstitucionales seamos los auténticos defensores de la Constitución. Yo siempre lo he sido, yo soy profesor de Derecho Constitucional y llevo treinta años defendiendo la Constitución. Evidentemente valores como el de la hospitalidad, que va unido al de la igualdad y al de la libertad, o los valores asociados a la igualdad entre hombres y mujeres, me parece que cuando una fuerza política los convierte en eje de su acción política es muy preocupante. Sobre todo si el Partido Popular y Ciudadanos entran en una especie de subasta a ver quién imita mejor a Vox. Esto es lo que me preocupa a mí. O el ataque al Estado autonómico, etc. Electoralmente, en este momento esto es un enigma. Últimamente las encuestas no están acertando demasiado, yo no sé qué va a pasar en la Comunidad Valenciana. Previsiblemente, si el PP se dedica a hacer de altaVox, si me permite la broma, pues conseguirá que Vox le quite votos a ellos. Allá ellos. Yo por lo tanto estoy muy preocupado desde el punto de vista de la defensa de la Constitución, de la convivencia y de los valores democráticos, pero electoralmente, pues en fin, estoy atento a cualquier cosa que se pueda introducir en esta situación, pero si alguien tendría que estar preocupado desde ese punto de vista es Alianza Popu … perdón, el Partido Popular.

¿Cree que Mónica Oltra hubiera sido mejor presidenta que Ximo Puig?

Mónica Oltra fue mi candidata, por lo tanto yo siempre tengo que pensar que Mónica lo hubiera hecho muy bien, y yo en la campaña electoral lucharé para que Mónica Oltra sea la próxima presidenta, esto lo saben los electores y lo sabe Ximo Puig, que mi obligación va a ser intentar que Mónica Oltra sea la próxima presidenta porque pienso que sería una gran presidenta.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP