25 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Jorge Javier se ve cayendo “en un pozo cada vez más negro"

Las broncas en Gran Hermano VIP y las críticas del público centradas en su labor le están pasando seria factura, según él mismo reconoce.

Gran Hermano VIP 6 puede pasarle seria factura a la carrera profesional de Jorge Javier Vázquez.  Los seguidores de este reality no perdonan al presentador  que el formato haya derivado hacía una especie de Sálvame de 24 horas.

El programa de convivencia ha perdido frescura y han ganado protagonismo las historias personales de su casting, especialmente las que les enfrentan en el exterior. Unas galas que giran en torno a la relación de Chabelita Pantoja y Omar Montes o Kiko Matamoros y Makoke, olvidando a la gente que reside en la casa de Guadalix y provocando el enfado de la audiencia.

Además, los fanáticos del concurso no perdonan el claro favoritismo del presentador con algunos concursantes como Makoke o Suso y su animadversión por otros como Koala o Miriam Saavedra.

 

Esta semana, el presentador escribe en su columna de Lecturas asegurando que la gala del pasado jueves "le dejó baldado". "Se palpaba la tensión en el ambiente, el público estaba ‘on fire’ y los aplausos y abucheos no cesaron durante todo el programa. En uno de los descansos, me comunican que me están poniendo bonito en las redes. Total, que entre una cosa y otra acabé con un dolor de espalda considerable", escribe refiriéndose a las críticas que se vierten sobre él en las redes sociales. "Reviso mi Instagram y le doy a 'Rechazar todo' porque veo por encima que hay algunos mensajes claramente insultantes. Leo los titulares de dos artículos que no me dejan excesivamente bien –por ser suave– y noto que voy cayendo en un pozo cada vez más negro".

"Estoy convencido de que lo que me pasa tiene que ver el cansancio físico, con dormir mal y a deshoras, pero no puedo evitar pensar que me quiero ir. Dejarlo todo. Desaparecer.Desconectar durante tres meses, un año entero, irme a una playa con los perros", continúa en la revista. "Recibo muchísimos mensajes de gente que me critica, pero también de otra que se muestra de acuerdo conmigo. Y esto me lleva a pensar que no estoy equivocado. Y que tampoco tengo la razón (…)  Comprendo que haya gente que no esté de acuerdo con nuestra manera de llevar el programa, pero vivo muy tranquilo sabiendo que jamás se toma ninguna decisión con el fin de perjudicar a un concursante".

"Queda un mes para que finalice el concurso y sé que van a venir curvas muy complicadas. Cada gala será como un Barcelona-Real Madrid en el que se decida la Liga y tengo que aceptar que, como pasa en el fútbol, los árbitros siempre reciben hostias en partidos decisivos", concluye.

 

Comenta esta noticia
Update CMP