La ciudad no es para mí. Pin Pan Puig

Atención president, que soplan tormentas de arena del Eolo de Moncloa.

No deberá interpretar el lector ánimo alguno de violencia en el estribillo elegido para dar título hoy. Ni siquiera ejercicio de la libertad de expresión, que –es sabido- corresponde a la izquierda en exclusiva calificar. En mi niñez rural, en el juego infantil del PIN PAN PUN FUERA, tras pronunciar esas palabras había que salir corriendo a toda pastilla. Una y otra vez.

Un juego tonto, tal vez, pero entretenido. Luego hemos aprendido del trabajo de Penélope –más cerca de la estulticia que de la prudencia, más lejos de la eficiencia que de la originalidad- que hacer y deshacer, además de entretenido, puede resultar rentable.

Aunque no deja de ser enredo. Y lo mejor, para no enredarse, es salir corriendo. Ya le advirtió este diario: “convoque con adelanto”, que Sánchez no es de fiar (añado yo, y añade cualquiera). Y el presidente del Botánico, ni caso.

Al menos (Puig y el resto de los llamados barones regionales) se han librado del superdomingo, en el que el síndrome del ahogado Sánchez hubiera arrastrado hasta el fondo a sus poco convencidos salvadores.

No importa el ahorro de cientos de millones, lo que cuenta son los cálculos más ruines del juego de tronos contemporáneo.

La jugada es perversa y puede ser letal. La derecha –me niego a usar el mantra del plural- lo tendrá más fácil. Por más que alcaldables y presidenciables autonómicos socialistas intenten ocultar la imagen de Sánchez –ya veremos cuál es el grado de presencia en sus mítines- el resultado que haya obtenido el 28A pesará como una losa. En el peor de los casos, nuevas maniobras orquestales con Podemos, separatistas y filoterroristas para otro día de la marmota.

Y pa qué, si el más que probable acuerdo entre PP, Ciudadanos y VOX, floreciera a nivel nacional las autonómicas –y las municipales- nacerán heridas de muerte para la izquierda.

Así que Puig se ha puesto a correr, ha sacado a pasear a Zaplana (olvidando a Rodríguez, ya se lo ha recordado Isabel Bonig) y a hacer cuentas precipitadas y buscar excusas para justificar la ineficiencia del gobierno que se acaba. Y hace bien en correr, porque sus socios ya le han montado una Entesa para el Senado y van a marcar distancias en las generales. Aunque la subida de tono parezca innecesaria.

Casado y Rivera ya le han puesto caritas al efecto Andalucía, y Abascal tan pancho. Si es hoja de ruta para las generales, lo será también para las de mayo.

Así que a correr President, hasta que se las pele, que soplan tormentas de arena del Eolo de Moncloa.

Comenta esta noticia
Update CMP