El PP se reorganiza en Valencia: una sede central y más calle

La sede campaña de María José Catalá estuvo ubicada en un local céntrico de Valencia, que podría ser también de sede para el partido

La sede campaña de María José Catalá estuvo ubicada en un local céntrico de Valencia, que podría ser también de sede para el partido

La presidenta de la gestora comunicó a responsables de los diez distritos que a partir de septiembre habrá un único local para reducir gastos.

Los resultados electorales de mayo ratificaron al Partido Popular que tendría que someter definitivamente a un régimen intensivo su estructura. Entre 2015 y 2019 había tratado de aguantar a la espera de que llegaran, con el horizonte puesto en el 26-M, tiempos mejores. No obstante, ahora que ha comprobado que la espera será más larga de lo previsto, ha comenzado a anticipar decisiones. En la ciudad de Valencia, la primera medida comunicada por la candidata a la alcaldía, María José Catalá, a los presidentes de distrito consiste en unificar las sedes.

El Partido Popular cuenta con diez agrupaciones en la capital autonómica: Exposición, Patraix, Tránsitos, Abastos, Ciutat Vella, Marítim, Ruzafa, Pedanías del Norte, Pedanías del Sur y Benimàmet-Beniferri. Las cuatro primeras disponen de sede propia, circunstancia que dejará de producirse después del verano. En una comida mantenida por Catalá con los máximos responsables de distrito ya les avanzó que habría un único local en la ciudad a partir de septiembre, como ocurre en la mayor parte de capitales de provincia.

El principal motivo de esta decisión consiste en la escasez de ingresos. Como explica un destacado dirigente del PP en la ciudad, "los distritos no recibimos ni un euro de la cuota de afiliación, que pasa a la provincial y, desde allí, la derivan". Esa falta de autonomía financiera provoca que tampoco cuenten apenas con recursos propios para mantener locales cuya utilización, en algunos casos, resulta esporádica.

El espacio que sirvió de sede electoral a María José Catalá en la campaña, ubicado en la calle Navarro Reverter, surgió en aquella comida como una de las posibilidades para centralizar la estructura, para que sirviera de sede local. No obstante, su uso concluyó con la campaña, tal como indican desde el equipo de la candidata, que ahora utiliza la sede autonómica del PPCV, en la plaza de América, para actividades del partido.

En cualquier caso, la decisión de orquestar las acciones de distrito desde un local ubicado en una calle céntrica en Valencia está tomada para abaratar costes y evitar el pago de alquileres o mantenimiento de sedes. Los diferentes distritos podrán utilizar ese futuro local central previa solicitud de espacio o por rotación de días.

No obstante, desde el partido también avisan que esta circunstancia no variará un ápice la estructura actual, ya que supondrá un cambio únicamente de sede para los distritos que la tienen. El resto continuará como hasta la fecha, desarrollando su actividad en la calle, con encuentros en cafeterías y en lugares que "permitan tomar más directamente el pulso a la ciudadanía". Tampoco afectará a la estructura interna ni a la organización de actividades propias de cada ejecutiva de distrito.

En la idea de "hacer mucha calle" insistirá María José Catalá, que tomó en marzo las riendas de la gestora en Valencia que le cedió Luis Santamaría. La meta planteada consiste en recuperar militancia y en tratar de devolver el ánimo y la implicación de la que se mantiene. Todo ello sobre la base del ahorro en gasto de estructura.

Comenta esta noticia
Update CMP