Razones para que 2019 sea el año de la continuación del crecimiento levantinista

La grada del Ciutat de València acostumbra a presentar un gran aspecto

La grada del Ciutat de València acostumbra a presentar un gran aspecto

Revelación en el tramo final de la pasada temporada y algo más irregular en lo que va de ésta, los granotas cuentan con potencial suficiente para asentarse en LaLiga.

Presentar un balance con superávit - la venta de Jefferson Lerma por 30 millones de euros, en gran medida, lo posibilitó - en el apartado económico o mejorar el patrimonio mediante la remodelación del Ciutat de València y el traslado de la nueva Ciudad Deportiva al barrio de Nazaret eran conquistas irrenunciables que la entidad presidida por Quico Catalán tenía, desde hace tiempo, en mente.

Pero, pese a la importancia de haber logrado alcanzar con creces sendos objetivos, la mejor noticia en lo concerniente al universo granota durante el recién concluido 2019 no es otra que la de la reacción del equipo durante el pasado mes de marzo y su consolidación posterior. No en vano, si ese instante perteneciera al inicio de la competición, el Levante presentaría números de aspirante, incluso, a Champions. Y es que uniendo ese tramo final - coincidente con la asunción de las riendas del banquillo por Paco López - de la pasada liga con el inicio de la presente, los hombres dirigidos por el técnico de Silla habrían sumado 47 puntos en 28 jornadas - 17 de este curso y 11 del anterior -, siendo éstos unos números de clara proyección, cuanto menos, europea si los extrapolamos a las 38 fechas.

El épico triunfo ante el Barça del pasado mes de mayo, o el correctivo infligido a todo un Real Madrid el primer fin de semana de octubre en el Santiago Bernabéu forman parte ya, por derecho propio, del apartado de hitos granotas logrados a lo largo de su historia en Primera División. Por otro lado, el hecho de contar, de momento, con cuatro goles más anotados en la presente temporada que el propio conjunto entrenado por Solari - 28 por 24 - constituye otro logro a valorar, a la vez que da una muestra del potencial ofensivo levantinista y de su juego alegre.

No resulta sencillo hablar de los objetivos granotas para este 2019 dejando de lado lo ya casi inminente. La visita del Girona FC - ambos equipos se encuentran igualados a puntos - a Orriols de este próximo viernes puede marcar el devenir inmediato de un cuadro de Paco López que, pese a sus en líneas generales buenas prestaciones, aún podría verse acuciado por una situación clasificatoria amenazante, muy especialmente después del tropiezo con el que se cerró el año en Vallecas.

Dentro de esa vorágine inicial del año, la ilusión que siempre se desprende de una eliminatoria copera ante el FC Barcelona - campeón de las últimas cuatro ediciones del torneo - deberá servir para que, entre otras cuestiones, el preparador de Silla conceda oportunidades a los menos habituales.

Tal vez sea el momento en el que hombres como Vukcevic, Moses o Dwamena den ese pasito al frente que muchos están aguardando. Posiblemente el único punto negro de la gestión deportiva a lo largo de 2018 pase por su, hasta el momento, escasa contribución en relación a lo invertido en ellos. 

Comenta esta noticia
Update CMP