Piden 5 años de prisión para un hombre por conducir a 200 km/h y con droga

Un momento del juicio celebrado en la Audiencia de Alicante.

Un momento del juicio celebrado en la Audiencia de Alicante.

La sección primera de la Audiencia de Alicante ha juzgado este martes a un hombre acusado de un delito contra la seguridad del tráfico y otro contra la salud pública después de que fuera detenido el 4 de septiembre de 2017 con sustancias estupefacientes en un vehículo que había sido perseguido por la Policía por circular a 200 kilómetros por hora en la autovía desde Elda en dirección a Alicante.

El acusado ha negado los hechos durante la sesión del juicio, según han confirmado fuentes jurídicas. El fiscal solicita cinco años y tres meses de prisión por ambos delitos, además de la privación del derecho a conducir por tres años y una multa de 2.500 euros.

En el escrito conclusiones del fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, el ministerio público sostiene que el acusado condujo un vehículo desde Elda en dirección a Alicante en compañía de un familiar, y que una vez en la autovía, en el curso de una investigación por tráfico de drogas, el vehículo fue seguido por un vehículo camuflado del Cuerpo Nacional de Policía.

Hacia la altura de Orito, y al sospechar que estaba siendo vigilado, el acusado comenzó a acelerar la marcha del vehículo y a realizar de forma continua maniobras bruscas y peligrosas, momento en el que los agentes activaron los sistemas acústicos y luminosos para que el conductor detuviera su marcha.

Según el ministerio público, en lugar de hacerlo, aceleró todavía más alcanzando velocidades superiores a los 200 kilómetros por hora y realizando "de forma continua maniobras peligrosas" de cambio de carril con volantazos, generando un claro peligro tanto para la vida de los agentes como para el resto de personas que circulaban en ese momento por la autovía.

Pese a perder el vehículo en plena persecución, unos 20 minutos después, los agentes del cuerpo Nacional de Policía volvieron a localizarlo en Alicante. Sería entonces, tras el registro del vehículo, cuando los agentes localizaron 500 euros en efectivo procedente de la venta de sustancias estupefacientes y una botella de spray que resultó ser una botella simulada que albergaba 80 gramos de cannabis y otros tantos de cocaína.

Estas sustancias, según los agentes, que tenía el acusado para su venta a terceros hubieran alcanzado en el mercado ilícito un valor de 389 y 481 euros, respectivamente.

Comenta esta noticia
Update CMP