20 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Campaña por la primogenitura

Condenados a entenderse, las elecciones les obligan a competir por una posición hegemónica en el centro-derecha. Es la otra gran batalla en marcha hasta que hablen las urnas.

 

 

"Albert Rivera es uno de los tipos que más saca de sus casillas a Pablo Casado. ¡Es que no sale de su asombro!”, me comentaba, instantes después de la pegada de carteles inicio de la campaña del 26-M, un alto cargo del PP. Sin embargo, todo parece indicar que Rivera no tiene interés alguno por enmendarse. Al contrario. Promete seguir poniendo a prueba los nervios de Casado.

Los resultados arrojados por las urnas el 28 de abril han marcado el inicio de un tiempo en el que ambos líderes van a competir sin tregua por hacerse con la hegemonía del centro-derecha. A ojos de los estrategas naranjas, la distancia de 200.000 votos entre las dos fuerzas se antoja un empate técnico. Desbancar a los populares ha representado siempre un auténtico objetivo para el líder de Cs.

Un sueño... al alcance

Un sueño que ahora ve al alcance de los dedos. Ya ha conseguido pasar de 32 a 57 escaños y convertirse en el referente del votante de centro derecha en cinco comunidades autónomas, poniendo en solfa su etiqueta de “partido-bisagra”. Ahora todo pasa por apuntalar ese apoyo creciente e intentar el “sorpasso” al PP. 

Cs ya ha conseguido pasar de 32 a 57 escaños y convertirse en el referente del centro derecha en cinco comunidades 

Evidentemente, Casado está poco dispuesto a facilitarle la tarea. Acaba de sufrir un dramático revolcón, complejo de digerir, en parte por volcar sus energías en hacer guiños a Vox descuidando el flanco moderado. Los dirigentes del PP están desconcertados pero, a quince días de volver a votar, se muestran unidos en torno a su líder. Se juegan el alma y el pan de su partido.

El pulso definitivo

Casado va a intentar refugiarse en su espacio natural. El presidente del PP podría, tal como se le aconseja, recorrer el camino de los reproches con Ciudadanos. En estas primeras horas de campaña, desde Génova difunden lo larga que se le va hacer a Rivera esta legislatura “compitiendo” con su “enemiga interior” Inés Arrimadas.

Son maldades lógicas de quienes se zambullen en los mismos caladeros de votantes, aunque bien sabe el líder popular que lo inteligente es armar un proyecto dejándose de ataques entre quienes, tarde o temprano, deben colaborar. De todas maneras, este 26-M, PP y Cs se juegan, además de alcaldes, presidentes autonómicos y eurodiputados, la primogenitura del centro derecha.  

Comenta esta noticia
Update CMP