21 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los partidos se lanzan a su "Operación Triunfo" particular con fichajes famosos

Ciudadanos, Vox e incluso el PP buscan fuera lo que, a su juicio, no tenían dentro. Podemos quiere, pero de momento no puede. Y el PSOE lo confía todo a Sánchez. Éste es el mercado.

Estamos casi en primavera y esto es la política, pero parece el mercado de invierno de fútbol. Los partidos políticos han entrado en una nueva era, higiénica para unos y pura mercadotecnia para otros, con la incorporación de fichajes externos, ajenos a las siglas, para adornar sus candidaturas y lanzar un mensaje a la ciudadanía -dicen- de apertura a la sociedad civil.

El más activo es Ciudadanos, que también es tal vez el que más sufre en los sondeos, y va a incorporación casi por día: de momento ha cerrado al exvicepresidente de Coca-Cola, Marcos de Quinto, al abogado del Estado partidario del delito de rebelión Edmundo Bal y a la activista gitana Sara Giménez. Una línea que abrió en su día Toni Cantó, tal vez el más mediático de los personajes que acabaron en política, y en su caso para brillar.

 

El PP ha repescado a Cayetana Álvarez de Toledo y se ha llevado a Málaga, como número uno al Congreso, al periodista Pablo Montesinos, tan ligado al partido conservador como firme defensor de La Sexta, para quien cubría incluso eventos y congresos populares.

En el PSOE no se ha resistido con Pepu Hernández, amigo de Sánchez y ex seleccionador nacional de baloncesto; aunque en este momento todos los oropeles se los lleva el candidato, imán de todos los focos y subido a la cresta del poder casi absoluto en su partido: que la pareja Borrell-Narbona (candidatos a las Europeas y al Senado respectivamente) sea lo más llamativo de la alineación socialista, lo dice casi todo. En Pedro comienza y termina el camino.

Las caras de Vox

Vox es todo novedad, y su problema puede ser cómo llenar tantas listas en tan poco tiempo para un partido que, en realidad, acaba de comenzar. Encontrar nombres para completar una candidatura municipal en Zamora no parece sencillo, al menos si se establece un mínimo control de calidad, pero el fulgor lo tiene asegurado con sus primeros espadas.

Santiago Abascal, protegido de peleas menores hasta que haya que jugarse el título de los pesos pesados, se acompaña por Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros en Madrid, y aunque no ha revelado muchos más nombres, sí tiene iconos bien llamativos asegurados.

El escritor José María Marco será su candidato al Senado por Madrid; el general de Infantería Agustín Rosety lo hará al Congreso desde Cádiz e Ignacio Garriga, de raza negra, encabezará al partido por Barcelona. Con Ortega Lara al lado y Rocío Monasterio pendiente de su destino, con seguridad en Madrid, la nómina de ilustres caras no ha dejado de crecer en Vox, aunque falta por conocerse el relleno. ¿Aparecerá ahí Cristina Seguí, ahora tan televisiva?

Los "regalitos" de Podemos

¿Y Podemos? rezagados en todo, la reaparición de Pablo Iglesias el próximo sábado en La Sexta Noche es su gran noticia: lleva tanto tiempo desaparecido y mudo, que logrará al menos de entrada el mismo impacto que una cara nueva. Y se esperan más, para compensar la estampida de los Errejón, Bescansa, Carmena y compañía.

"A lo mejor damos alguna sorpresa, estamos evaluando la posibilidad de convencer a alguna persona de la sociedad civil para que participe en nuestras listas pero los regalitos los abrimos uno por uno", afirmaba este domingo crípticamente Pablo Echenique.

Es la "Operación Triunfo" de la política española, que ha pasado de la era de las redes sociales a la de los póster electorales. Una búsqueda incesante de talento o, cuando menos, de caras reconocibles para el gran público. Son los tiempos que corren.

Comenta esta noticia
Update CMP