21 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

PP y Cs rematan a Susana Díaz y le niegan su último deseo para irse con honores

Los negociadores del PP y Ciudadanos.

Los negociadores del PP y Ciudadanos.

A la aún presidenta andaluza en funciones solo le queda el derecho a la pataleta en Twitter mientras Moreno y Marín van cerrando acuerdos. Ahora queda contar con Vox y conformar el gobierno.

Prácticamente despejado el camino para el cambio en Andalucía, al que ya ha empezado a sumarse Vox -de momento con un acuerdo para la Mesa del Parlamento-, el final de Susana Díaz va a ser humillante.  

La aún presidenta en funciones de la Junta de Andalucía anunció este martes que piensa presentarse a la investidura porque ella ganó las elecciones; intentando, al menos, una salida honrosa. "No voy a hacer un Rajoy ni un Arrimadas", afirmó solemne.

 

Sin embargo, hasta eso le van a negar Juan Manuel Moreno y Juan Marín si se empeña en sus planes, una vez que este miércoles ambos acordaron que la Mesa del Parlamento, que se constituirá este jueves, estará presidida por Ciudadanos.

Cs está dispuesto a tirar de reglamento e impedir que Díaz se presente a la investidura, según fuentes de la formación naranja. Ni aunque sea para perderla y se cueza en su propia salsa: no habrá investidura fallida.

Desde el partido de Albert Rivera sostienen que el reglamento del Parlamento establece en su artículo 138 que es el presidente de la Cámara el que propone un candidato, así que da igual que Susana Díaz se postule: no depende de ella. 

"El presidente o presidenta del Parlamento, previa consulta a los portavoces designados por los
partidos o grupos políticos con representación parlamentaria, propondrá un candidato o candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía", reza en concreto el artículo. 

Y obviamente no será ella la que proponga Cs, sino a Juan Manuel Moreno, que este miércoles anunció que espera ser presidente de la Junta a mediados de enero. Por lo pronto, una vez que este jueves se constituya el Parlamento, su presidente tiene 15 días para proponer un nombre. 

Hasta entonces quedan dos asuntos importantes por tratar. En primer lugar, el organigrama y los nombres del gobierno de coalición entre el PP y Cs. En segundo lugar, el apoyo de Vox.

La formación de Abascal ha entrado por derecho propio en la Mesa del Parlamento pero no tiene la más mínima intención de hacerlo en el futuro gobierno. Ahora bien, Vox quiere que se les tenga en cuenta, y de eso ya ha empezado a encargarse el PP.

Este miércoles por la tarde se reunieron los secretarios generales de ambas formaciones, Teodoro García Egea y Javier Ortega. Los populares sostienen que hay "interlocución diaria" con Vox y que en este último encuentro se les ha explicado el acuerdo programático con Ciudadanos

"Para que apoyemos una investidura, como es lógico, tendrán que escuchar y atender lo votado por 400.000 andaluces. A partir de mañana comenzaremos a hablar de ese cambio político", dejó escrito Abascal después.

Y mientras, a Susana Díaz lo único que le queda es el derecho a la pataleta en Twitter:

Comenta esta noticia
Update CMP