16 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Directivos del CAC se reparten 536.000 euros por hacer la vista gorda con TV3

Pilar Rahola en TV3 durante una pelea con un exdiputado del PP.

Pilar Rahola en TV3 durante una pelea con un exdiputado del PP.

Cinco de los seis miembros del Consejo del Audiovisual de Cataluña, encargado de velar por la pluralidad de sus medios públicos, asisten callados a la manipulación a cambio de altas nóminas.

El tratamiento que TV3 y Catalunya Radio están dando a los llamados comités de defensa de la república, pintando como poco menos que hermanitas de la caridad a sus miembros, ha terminado por escandalizar al poco público no independentista que les quedaba a ambas.

Y mientras, ¿dónde está el Consejo del Audiovisual de Cataluña (Consell de l'Audiovisual de Catalunya en catalán), supuestamente encargado de velar por el "pluralismo político, social, religioso, cultural y de pensamiento", según pregona en su página web?

Callado. Por un módico precio que en el caso del presidente del CAC, Roger Loppacher (un convergente de toda la vida), asciende a 111.730,08 euros, que son sus honorarios anuales. A razón de 7.980,72 euros mensuales en 14 pagas.

El Consejo está formado por un presidente, Roger Loppacher, un vicepresidente, Salvador Alsius, y cuatro consejeros: Carme Figueras, Daniel Sirera, Yvonne Griley y Eva Parera. Son elegidos por el Parlament para un mandato de seis años sin posibilidad de prórroga.

Todos los miembros del CAC, salvo Daniel Sirera, están haciendo la vista gorda ante la deriva que han tomado la televisión y la radio pública catalanas. Todos cobrando su nómina de 7,579,47 euros a fin de mes, en 14 pagas (106.112,58 euros anuales). Más un seguro de vida y otro de asistencia en viajes.

He aquí la tabla de remuneraciones: 

 

M responde a remuneración mensual y A a la anual.

 

Precisamente Sirera fue el único que se opuso, a mediados de marzo, a que el CAC avalara -como así lo hizo por cinco votos a uno- la emisión de un sesgado documental sobre el 1-O en el programa Sense ficció. Ni siquiera le respaldó Carme Figueras, vinculada al PSC

Y también Sirera, expresidente del PP catalán, denunció la semana pasada al Consejo que en el programa Tot és mou, de TV3 se emitieron datos privados de la vida del juez Pablo Llarena:  

Entre los cinco otros miembros, los que miran para otro lado, suman salarios anuales por valor de 536.180 euros.

Comenta esta noticia
Update CMP