21 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El aumento del voto por correo amenaza con dar un vuelco inesperado a las urnas

Algunas encuestas vaticinan una mayoría absoluta a la más que probable coalición social-comunista entre el PSOE.

Algunas encuestas vaticinan una mayoría absoluta a la más que probable coalición social-comunista entre el PSOE.

El populismo, con un programa repleto de promesas irrealizables, ha conseguido movilizar a masas ingentes de ciudadanos indignados y desesperados



Los plebiscitos son la representación práctica de la fiesta del pluralismo político. El sufragio, como medio directo para elegir a los representantes del pueblo, es el principal derecho de la democracia.

En algunos sistemas, como en el boliviano de Morales, acudir a votar es una obligación. No hacerlo supone la pérdida de un 25% de la nómina y una sanción penal que va desde la retirada del pasaporte, hasta la imposibilidad de acceder a cargos públicos para el resto de tus días. La libertad de voto se ve coartada por la imposición de acudir a las urnas. Un derecho convertido en obligación por el socialismo revolucionario del S. XXI.

El 26 de junio los españoles nos jugamos nuestro Futuro, con mayúscula. El populismo, con un programa repleto de promesas irrealizables, ha conseguido movilizar a masas ingentes de ciudadanos indignados y desesperados. Por otro lado, los ni-nis, siempre despreocupados, entregarán a Pablo Iglesias un cheque en blanco a cambio de la renta básica. La adhesión al líder podemita de unos y otros es inquebrantable, no faltarán a la cita del domingo.

Algunas encuestas vaticinan una mayoría absoluta a la más que probable coalición social-comunista entre el PSOE (antes conocido como casta entre las filas podemitas) y Unidos Podemos (el partido surgido de la fagocitacion consentida entre el partido al servicio de Iglesias y la extinta Izquierda Unida). Si la suma no llega, recibirán encantados el apoyo de los nacionalistas “moderados”, siempre dispuestos a favorecer la gobernabilidad a cambio de llenar las arcas regionales.

Un dato que refleja la importancia de las próximas elecciones generales es el aumento considerable de solicitudes para ejercer el voto por correo. Mientras que en diciembre unos 750.000 españoles pedían ejercer por adelantado el sufragio, para el 26 J son casi un millón y medio de ciudadanos (y ciudadanas, hay que ir acostumbrándose a usar el femenino progreta) los que han ejercido el derecho al voto por adelantado.

Sí, vale, la ley D’hont es injusta, la casta se forra a costa de nuestros impuestos y el sistema político es un nido de corrupción. Pero ha llegado el momento de convencer al colega bohemio que pasa de votar y siempre se anda quejando y arrastrarlo hasta el colegio electoral, aunque sea por los pelos. Está en juego tu porvenir y el de varias generaciones de españoles. Luego no te quejes, quedas advertido.

¡El 26 J vota, con la nariz tapada o como legítima defensa, pero vota!

 

Comenta esta noticia
Update CMP