25 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Puigdemont cruza la línea y utiliza a sus hijas de 8 y 10 años contra España

Puigdemont en el colegio de sus hijas en una imagen de archivo.

Puigdemont en el colegio de sus hijas en una imagen de archivo.

El colegio donde estudian Magalí y María Puigdemont, y con cuya dirección el president guarda una estrecha relación, ha emitido un comunicado de condena a la represión del "Estado" increíble

La manipulación a la que el independentismo está sometiendo a miles de niños catalanes ha llegado a la Comisión Europea, donde la eurodiputada Beatriz Becerra ha elevado una denuncia por lo que está pasando en Cataluña.

Niños sacados de clase para ir a acosar a policías a las puertas de una comisaría; niños repartiendo propaganda independentista; niños yendo a manifestaciones en horario lectivo; niños adoctrinados en el odio a España, al fin y al cabo.

Que lo hagan catalanes anónimos, mal. Que lo haga el presidente de la Generalitat, mucho peor. Carles Puigdemont ha rebasado todas las líneas rojas al utilizar a sus hijas de 8 y 10 años para su procés. 

Escola Verd, el colegio público de Gerona en la que estudian Magalí Puigdemont (la mayor) y María, se ha sumado a la causa emitiendo un comunicado titulado Democracia absolutamente impresentable para una escuela financiada con fondos públicos. 

Lleva las firmas del claustro de profesores y de la AMPA, y en él Escola Verd condena "el ataque a los derechos fundamentales de los catalanes" por parte de "el Estado español". Y las actuaciones "policiales y judiciales". Éste es:

 

Lo más curioso es que los firmantes aseguran estar al margen de "ideologías, sentimientos y voluntades plurales" de Cataluña.

Escola Verd no es el primer colegio que se pone abiertamente del lado del referéndum ilegal y sus organizadores, pero dado que allí estudian las hijas de Puigdemont y Marcela Topor, el caso es mucho más grave. 

Porque el president siempre ha tenido un trato muy cercano a la dirección del centro que encabeza Montse Font, por razones obvias. De hecho no se pierde una fiesta de fin de curso, ni ahora ni cuando era alcalde de Gerona.

Puigdemont con alumnos del colegio donde estudian sus hijas. 

Comenta esta noticia
Update CMP