24 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un profesor francés hace más por Llarena que el Gobierno y hunde a Puigdemont

Según el abogado de Puigdemont, todo se ha debido a un error de traducción.

Según el abogado de Puigdemont, todo se ha debido a un error de traducción.

El Ejecutivo y la Abogacía del Estado no detectaron que la demanda presentada contra el juez ante la Justicia belga incluye unas declaraciones manipuladas que él nunca hizo en esos términos.

Un profesor francés hispanohablante le ha evitado a España el mayor de los bochornos en la Unión Europea y ha hecho por Pablo Llarena más que todo el Gobierno de Pedro Sánchez con sus bandazos.

La defensa de Carles Puigdemont consiguió colársela al Ejecutivo y a los abogados del Estado, pero no a él. Él fue quien se dio cuenta de que la demanda presentada por el expresident de la Generalitat contra Pablo Llarena en Bruselas parte de unas declaraciones falseadas que Puigdemont pone en boca del magistrado del Tribunal Supremo y él nunca dijo. Y ello supone todo un misil contra la estrategia judicial del huido. 

La demanda se basa en una conferencia que el juez pronunció en Oviedo el pasado 22 de febrero y en la que afirmó, textualmente: "Un delito político son aquellos comportamientos que normalmente no estarían sancionados por el ordenamiento jurídico-penal y que sin embargo, por una consideración política, estos comportamientos son perseguidos. No es el caso que estamos llevando en el Tribunal Supremo, se trata de comportamientos que aparecen recogidos en nuestro Código Penal y que, con independencia de cuál haya podido ser la motivación que haya llevado a las personas a cometerlos, si es que eso ha sido así, pues tienen que se investigados".

Esas declaraciones figuran traducidas al francés en la demanda presentada por Puigdemont, pero erróneamente: ese "si es que eso ha sido así" se ha traducido como una afirmación categórica, que según el expresident prueba la parcialidad del juez: "Y sí, eso es lo que sucedió".

Nadie del Gobierno, que ahora sí afirma que la defensa de Llarena es una "cuestión de Estado" -según las últimas declaraciones de Pedro Sánchez desde Chile-, se dio cuenta de la trampa de la defensa de Puigdemont. 

Hasta que un profesor francés hispanohablante se percató y dio la voz de alarma en las redes sociales, donde rápidamente varios juristas se hicieron eco del hallazgo. 

 

Una vez descubierto, el abogado de Puigdemont le ha quitado hierro a lo sucedido y ha asegurado que todo se ha debido a un "error de traducción" que pondrán en conocimiento del juez belga. "Error" sobre el que se sustenta el quid de la demanda: la supuesta parcialidad de Llarena.

En el PP están sorprendidos con lo sucedido. En declaraciones a RNE, Javier Maroto ha considerado "preocupante" que el Gobierno no reparara en el falseamiento de la demanda.

Comenta esta noticia
Update CMP