18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Supremo "ayuda" a Sánchez y da ahora permiso para echar ya a Franco del Valle

El Alto Tribunal da permiso para el gran "acto de campaña" soñado por Sánchez: la inhumación del Dictador podría ser antes de acudir a las urnas el 10N.

Es una decisión jurídica, sin duda, pero tiene fuertes connotaciones políticas. Sin quererlo tal vez, el Tribunal Supremo ha "regalado" a Pedro Sánchez su principal acto de la próxima campaña electoral: la exhumación de los restos de Franco, que el Gobierno podrá ejecutar antes tal vez de que los ciudadanos pasen por las urnas

Y es que el Alto Tribunal ha apreciado este lunes la justificación de urgencia para avalar el Real Decreto ley del Gobierno que acuerda la exhumación de los restos al dictador del Valle de los Caídos y su posterior entierro en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio. Asimismo, señala que la obra al ser acordada por el Consejo de Ministros no necesita licencia municipal, aunque suponga levantar una piedra de dos toneladas sin conocer el impacto en las instalaciones religiosas.

 

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal añade en su sentencia, que se ha dado a conocer este lunes, que la exhumación no lesiona los derechos de los familiares, como es el de elegir el destino de los restos, ya que no se trata de un derecho absoluto y "puede ser limitado por razones de interés público" como las que concurren en este caso.

¿Traslado en plena campaña?

En cuanto a las obras de exhumación, el Supremo marca el camino al juez de lo Contencioso-Administrativo de Madrid que dejó en suspenso la licencia de obras al señalar que no se infringe la legalidad urbanística porque no el proyecto presentado por Patrimonio Nacional. Explica que no es obra mayor ni contradice normas subsidiarias del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, que ha informado favorablemente de la mudanza.

Con estos mimbres, no se espera que el traslado de los huesos de Franco vaya a ser precisamente una discreta ceremonia y, al contrario, no se descarta que se haga a bombo y platillo para tratar con ello de movilizar a un electorado socialista que, según las últimas encuestas, no se encuentra especialmente motivado por el 10N.

 

Comenta esta noticia
Update CMP