Toni Cantó se queda mudo con la nueva gestora de Ciudadanos

Los movimientos del síndic en las últimas semanas conducen a un desenlace que deja una sensación agridulce en la delegación valenciana

La amplia delegación valenciana en el Consejo General de Ciudadanos, que aporta el 20% de los escaños nacionales de la formación en el Congreso, se queda como estaba. Ni mejora ni empeora, aunque la lectura que hacen los dos grandes sectores en los que está dividido en la actualidad el partido en el ámbito autonómico tiene un sabor agridulce.

La dirección de Ciudadanos seguirá sin representación valenciana, como ocurría hasta ahora en el Comité Permanente, la verdadera sala de máquinas del partido. Los movimientos del síndic en Les Corts, Toni Cantó, han provocado el efecto, según diversas fuentes consultadas, de que, ante la marejada pública en la Comunidad Valenciana, el presidente de la gestora, Manuel García Bofill, haya preferido no incluir a alguien para no decantarse por uno de los sectores. Al final ni el propio Cantó ni algún afín, ni tampoco la diputada nacional Marta Martín o el portavoz autonómico, Fernando Giner. Tras la polémica, han adoptado la decisión salomónica de que no haya valencianos.

Si este hecho ha causado cierta decepción por no haber rostros de la Comunidad Valenciana, aunque también ha habido quien ha respirado aliviado al no incorporarse a esa gestora alguien del sector rival, lo que ha sorprendido a algunos de los presentes ha sido el silencio de Cantó.

Aunque no forme parte del Consejo General, sí que ha acudido como invitado a la reunión y ha tenido la posibilidad de intervenir, tal como han hecho otros asistentes no consejeros, caso de Francisco Igea o Luis Garicano. Pero no ha habido pronunciamiento, en las dos horas de consejo de este sábado, después de tres semanas anunciando que iba a pedir cambios y encabezando sus actos con el verbo ´hablar´entre exclamaciones.

Tampoco se han producido intervenciones por parte de cargos afines a Toni Cantó que  participan en el Consejo General por haber sido escogidos por los compromisarios en la asamblea de 2017, como podrían ser Mamen Peris o Rosa García. Ni siquiera de Vicente Ten, que goza de predicamento en la dirección nacional. En cambio, desde este sector sí que ha habido abstenciones ante la propuesta de la gestora, que ha concitado el apoyo del 91% de los miembros del citado Consejo General.

Al final, el comité ejecutivo de Ciudadanos con Albert Rivera y, sobre todo, su Comité Permanente, mantiene el control del partido hasta el congreso de marzo, convocado para el día 15. Incluso José Manuel Villegas y Fran Hervías conservan sus lugares de privilegio hasta que, ya casi en primavera, privisiblemente Inés Arrimadas presente su candidatura y entre con su nuevo equipo. 

Esto ocurrirá salvo que vuelva a haber un anticipo electoral si no se consumara acuerdo de investidura. En ese caso el congreso se anticiparía. Ahora afronta Ciudadanos el próximo trimestre con una división interna en la Comunidad Valenciana que se ha agrandado desde el 10 de noviembre.

Comenta esta noticia
Update CMP