Cuando desaparece el centro

Los grandes consensos sociales y políticos se hacen desde el centro y con generosidad. Por eso es útil tener un centro que sea eso, centro

En momento de tensión política el centro, apellidado izquierda, derecha o simplemente centro, es el elemento político que construye y empasta sociedades. El centro es ese espacio enorme donde se ganan y pierden elecciones y donde dice situarse la gran mayoría de la sociedad española.

El centro hecho partido tiene, o debería tener, la virtud de poder pactar a derecha e izquierda. Lejos quedan ya pues aquellos ya desaparecidos partidos que como la UCD gobernaron en los primeros años de democracia. Estamos en tiempos de pactos, y si el centro no es capaz de pactar a cualquier banda pierde parte de su sentido y de su ser. Por ello, desde mi punto de vista Rivera se equivoca demonizando al PSOE y excluyéndolo de los posibles pactos.
En tiempos de crispación política y de discursos bajos el relato del centro es de los más complicados. Gran parte de los electores exigen posiciones viscerales, frases cortas y contundentes y cordones sanitarios. Pero el centro, si es que de verdad tiene vocación de serlo, no puede caer en ese discurso, porque perdemos todos los electores.

Los grandes consensos sociales y políticos se hacen desde el centro y con generosidad. Por eso es útil tener un centro que sea eso, centro. El debate político español necesita de reformas para evitar la rápida degradación a la que asiste y para ello es clave el papel de un centro valiente, desde la izquierda a la derecha, de personas independientes y que sepan tender puentes.

Porque el centro no puede ser sólo un partido. El centro político debe ser esa corriente política que una a los grandes bloques en pro del bien de la mayoría. Al centro le toca hacer mucha pedagogía política para poder convencer de que hay que hacer algunas renuncias para seguir avanzando y mejorando como sociedad.

Cuando desaparecen las opciones y las personas centristas sólo nos quedan los partidos de espaldas unos a los otros, los extremos y el populismo bloqueador. Razonemos, debatamos, reflexionemos y demos un paso al centro cuando haga falta para seguir avanzando.

Comenta esta noticia
Update CMP