25 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Este es el "plan B" de Pedro Sánchez si no logra repetir la esponja de Zapatero

Sánchez quiere reeditar los resultados de Zapatero pero no lo tiene fácil.

Sánchez quiere reeditar los resultados de Zapatero pero no lo tiene fácil.

Fernando Díaz Villanueva desvela cuál es la opción totalmente factible que tiene el líder del PSOE si el plan A no sale como esperan los socialistas. Visto así no parece que lo tenga tan mal

A vueltas con el adelanto electoral y a quién puede beneficiar (aparte de a Vox), Fernando Díaz Villanueva analiza en su columna de VozPópuli cuál es la gran esperanza de Pedro Sánchez: "Reeditar los resultados de Zapatero en 2008, cuando el PSOE consiguió absorber como una esponja a casi toda la izquierda española y parte de la nacionalista. Se hizo con 169 escaños y gobernó con comodidad hasta que la crisis económica se lo llevó por delante tres años después. Este es el escenario que le han debido vender sus asesores. Un frente popular no declarado y azuzado por el miedo a la derecha, más concretamente por el auge de Vox". 

Sin embargo, aventura Villanueva, "eso no tiene necesariamente que salir" ya que "la situación es muy diferente a 2008, el nacionalismo catalán aún no se había echado al monte y no existía Podemos que, aunque herido, sigue teniendo tracción entre la gente joven de extracción urbana".

No obstante, señala, "de no materializarse la esponja, que es lo más probable por más que desde el PSOE llamen al voto útil, a Sánchez le queda la opción agónica pero efectiva del recurso al bloqueo, una repetición del año 2016 pero en clave sanchista". 

A saber, si como anticipan los sondeos se produce un empate similar al de las elecciones de 2015, "Sánchez tan sólo tiene que sentarse a esperar, pero no desde la oposición, sino desde La Moncloa, que es un lugar mucho más confortable para aguardar acontecimientos".

Recuerda Villanueva que "el último bloqueo se demoró durante diez meses, desde la constitución de las cámaras a principios de enero hasta la investidura de Rajoy a finales de octubre".

Ahora bastaría con que en el Congreso ninguno de los dos bloques obtenga una mayoría clara llegar a un situación familiar que sólo podría terminar con la repetición de las elecciones: "Para entonces Sánchez habría ganado un tiempo precioso y se ofrecería como el bálsamo contra la inestabilidad. Exactamente lo mismo que hizo Rajoy hace tres años".

El periodista recalca que "la jugada le salió de perlas. Gobernó de matute casi un año y la segunda convocatoria electoral le hizo ganar votos y escaños, los suficientes como para que ni el PSOE se atreviese a reñirle la investidura. Entretanto seguiría en La Moncloa mandando, disponiendo y, especialmente, dándose brillo en su inagotable campaña de imagen internacional, de la que espera vivir si las cosas se tuercen mucho y tiene que abandonar el poder antes de lo previsto". 

En resumen, así mirado "no parece que lo tenga tan mal" Sánchez. Se trata de una operación que entraña su riesgo pero que es "asumible para un tipo que hace un año estaba fuera del Congreso, plenamente amortizado y con pocas expectativas de llegar a la poltrona". 

Comenta esta noticia
Update CMP