24 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Camacho pone de los nervios al PP con un aviso sobre Sánchez que le haría polvo

El presidente del Gobierno inmerso en plan que tiene en mente y del que no tiene intención de salirse, puede hacer cualquier cosa y la contraria... incluso esa que metería en aprietos al PP.

La reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra tiene a todos los analistas políticos atónitos. No en vano, según Ignacio Camacho en ABC, tanto unos como otros llevan dos semanas vendiendo la cita como un acontecimiento de excepcional relevancia en expectativas de novelería falsa porque "Mas y Puigdemont ya plantearon a Rajoy sus demandas de autodeterminación y se fueron sin nada, como sin nada se irá Torra por la simple razón de que ese presunto derecho no está reconocido en España". 

Entonces ¿a qué tanto marketing? A juicio del periodista, "a los dos les conviene esta comedia de mutuo acercamiento. Al presidente del Gobierno, porque necesita perfilarse como un hombre de talante abierto, capaz de hablar con el mismísimo Le Pen para explorar vías de acuerdo. Al de la Generalitat, porque antes de volver a echarse al monte, si se da el caso, tiene que declarar agotada cualquier vía de encuentro y dejar claro que sólo el Estado es responsable de los problemas de su oprimido pueblo".

Vamos, que "tanto el uno como el otro pretenden cargarse de razones para sus futuros movimientos, sin descartar que puedan encontrar un recorrido común con ciertos puntos de consenso. Esa reunión será un juego entre trileros". 

Un giro de Sánchez que pondría en aprietos al PP

Para Camacho, Sánchez "solo piensa en clave electoral y no hará nada que pueda perjudicarle en ese sentido. Su plan es el de mostrarse receptivo para diferenciarse de Rajoy y aflojar los recelos del soberanismo, pero conoce los límites de esa estrategia ante las urnas y difícilmente se arriesgará a recibir un castigo. Quizá pretenda que sea la intransigencia nacionalista la que favorezca su designio; que nadie se extrañe si de repente, ante un nuevo desvarío del bloque de independencia, invoca otra aplicación del Artículo 155. Una maniobra mefistofélica que pondría en severos aprietos al PP, al que obligaría a poner la mayoría en el Senado a su propio servicio". 

Y es que "con los comicios en la cabeza, Sánchez puede hacer cualquier cosa… y su contraria. No ha tomado el poder para gobernar sino para convocar elecciones y ganarlas. Las decisiones del Consejo de Ministros son su programa y el CIS, a cuyo mando ha puesto a un hombre de confianza, el cuaderno de bitácora. Esta legislatura se acabará en el momento en que considere que puede usar, en un sentido o en otro pero siempre en su beneficio, la cuestión catalana". 

 
Comenta esta noticia
Update CMP