04 de abril de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Este es el runrún sobre Rocío Carrasco y Supervivientes que no se va a producir

Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco.

Una cosa es la realidad televisiva y otra muy diferente es esa realidad que algunos siguen negando y maquillando pero que impide que madre e hija, tengan una relación normal.

 

 

La cara de Rocío Carrasco ha copado las principales portadas de las revistas de corazón. Su delgado rostro ha llenado los kioscos de España, bajo titulares como “Rocío rompe su silencio”. Pero lo cierto es que romper, lo que se dice romper, no lo ha roto mucho, al menos como le hubiese gustado a más de uno.

El pasado 17 de febrero, Rocío concedió una entrevista a La mañana de Andalucía, de Canal Sur Radio y esa ha sido la percha y las declaraciones que han recogido todas las revistas del corazón. Los directores de las cabeceras saben que la Carrasco es ahora mismo el personaje más deseado y una entrevista con ella, lo más esperado por la audiencia.

Y es que el morbo está servido. Por un lado, Rocío Carrasco está inmersa en la promoción de su espectáculo Qué no daría yo por ser Rocío Jurado. Todo un homenaje a su madre producido por ella y dirigido por su esposo, Fidel Albiac. Y fue el estreno de este espectáculo y no otro, el motivo por el que Carrasco “rompió su silencio”. En esa entrevista Rocío contestó a todas las preguntas que se le hicieron. Se abrió en canal, habló de su madre, de las galas y del éxito que están teniendo allá donde van. Pero la hija de la Jurado sorprendió a propios y a extraños cuando habló de su marido Fidel cuando afirmó: “Con él, lo volvería a hacer todo”. Toda una declaración de amor que no ha sentado nada bien a más de uno.

Y es que, desde hace unos meses, cualquier palabra que sale de boca de Rocío es analizada hasta el milímetro. Para ejemplo, una de las frases que soltó en dicha entrevista radiofónica. La hija de la Jurado en un momento dado dijo esto de que “he llorado mucho. Hay heridas que no cierran”.



Unas palabras en clara referencia a su madre y al espectáculo en el que han puesto tantas ganas e ilusiones. Pero algunos han querido entender que hacía referencia al distanciamiento que desde hace años mantiene con sus dos hijos. Un tema sobre el que Carrasco jamás se ha pronunciado, al menos de momento.

Hay que reconocer que el morbo está servido ya que el estreno del espectáculo de Rocío Jurado y el hecho de que Carrasco hable a la prensa coincide con el momento en el que su hija está concursando en el reality más duro de la televisión, Supervivientes. Pensar que hay un por qué a todo esto, solo puede salir de mentes retorcidas ya que las fechas del espectáculo estaban cerradas hace meses y la edición de Supervivientes este año y de manera extraordinaria, se ha adelantado varias semanas.

De momento lo que vemos día sí y día también, es que, a Carrasco en cada una de sus apariciones públicas, siempre se le pregunta sobre la pequeña Rocío, pero Rocío madre, no contesta, sonríe, pide comprensión y cierra la boca. Un silencio que lleva arrastrando años, que muy pocos han querido entender y que muchos utilizan para buscar el aplauso fácil en los platós de televisión. Todos queremos saber los motivos del distanciamiento entre madre e hija, pero ella sigue callando. Ella tiene su verdad. Una verdad que está avalada, respaldada y sentenciada por la Justicia española y que nunca ha querido contar. No por ella. Para proteger a su hija. Una protección que sigue a día de hoy.



Mucho se especula con la posibilidad de que Rocío Flores Carrasco reciba una llamada de su madre o una visita de ella en los Cayos Cochinos, pero todos sabemos que eso no se va a producir. Porque una cosa es la realidad televisiva y otra muy diferente es esa realidad que algunos siguen negando y maquillando que impide que madre e hija, tengan una relación normal.

Mucho se ha especulado también, con que Rocío está viendo a su hija en Supervivientes. Algunos hasta aseguran, que lo ve y que lo comenta. Un dato que nadie de su entorno confirma, ni ella misma y que a mí personalmente, me cuesta dar por bueno. Y es que Rocío ahora mismo vive para y por el espectáculo dedicado a su madre, “La más grande”.



Ayer, por ejemplo, fue la gala de Supervivientes y mientras veíamos a su hija como se desenvuelve dentro del concurso, Rocío disfrutaba del éxito de su obra en el Auditorio Municipal Maestro Padilla, en Almería. Con un aforo de más de 900 localidades a última hora de ayer, sólo quedaban sin vender un dos por ciento. La próxima cita de Rocío será ni más ni menos que en Sevilla. Será el 7 de marzo a las 21:00 frente a un auditorio de más de 3.000 localidades.

La venta de entradas, por cierto, va viento en popa.

Rocío tiene motivos para sonreír y para estar feliz. Mientras, seguiremos especulando con la posibilidad de que de una exclusiva a corazón abierto pronto y de una vez por todas, rompa su silencio. Un silencio que ha sido utilizado por algunos para manchar su reputación como madre y como mujer. Pero de momento creo que eso tendrá que esperar, aunque ella ya ha avisado: “todavía no me he despachado a gusto”.

Y con ella nunca se sabe…

Comenta esta noticia
Update CMP