05 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Feijóo da su receta para lograr la cuarta mayoría absoluta y reta a Vox

Alberto Núñez Feijóo durante la conferencia.

Alberto Núñez Feijóo durante la conferencia.

El presidente de Galicia, único barón del PP que conserva su mayoría absoluta, viajó a Madrid a dar una conferencia y demostró por qué "sigue siendo el rey", como dice la canción.

No es lo usual que un político dé una conferencia y la presentación corra a cargo de un político de un partido rival. Pero sucede que Alberto Núñez Feijóo no es, en sí mismo, un político usual.

El presidente de la Xunta de Galicia, que va a por su cuarta mayoría absoluta en tiempos de fragmentación del centro derecha -todo un hito-, estuvo este martes en Madrid, en los primeros compases de una precampaña marcada por lo ajustado de sus encuestas en Galicia. 

Y ejerció como maestro de ceremonias el exalcalde de La Coruña Paco Vázquez, quien resumió así su relación con el popular: "Podemos ser diferentes, pero no desiguales". 

Núñez Feijóo llegaba a la capital después de haber conseguido una victoria interna que probablemente solo él podría conseguir: oponerse a la coalición con Cs y al planteamiento de Pablo Casado y salir no solo vivo (que se lo pregunten a Alfonso Alonso), sino también triunfal. Sigo siendo el rey debe de andar canturreando. 

"Quiero que Galicia tenga un presidente libre para seguir dándole estabilidad, para seguirla dejando al margen del lío político nacional, que ni me gusta ni me representa. En España se ha instalado una política de bloques que no conduce a ninguna parte y tenemos que superar", señaló Núñez Feijóo.

El candidato del PP hizo una encendida defensa en favor del voto útil del centro derecha en torno a su persona, e incluso se atrevió a pronosticar que Vox no sacará un solo escaño en el Parlamento de Galicia. 

La formación de Santiago Abascal aún no tiene candidato, pero confía en obtener representación y ser así determinante para que Núñez Feijóo siga gobernando. "Si quieren que me vaya de la Xunta, pueden votar a esa formación política", retó a sus conciudadanos. 

Porque, según él, el único propósito de Vox es quitarle la presidencia, "y ahí coinciden plenamente con el nacionalismo gallego, con el populismo y con el socialismo".

Una visita de tal nivel a la Villa y Corte, la del único presidente del PP que sigue encaramado al pedestal de una mayoría absoluta, requería un desembarco de dirigentes populares de primer nivel. Encabezados por el propio Casado, que se mostró convencido de que Núñez Feijóo obtendrá una cuarta mayoría absoluta porque "aglutina a todo el centro y la derecha gallega". 

"El PP gallego es un lugar de encuentro y no un partido de clausura. Nosotros queremos ser intérpretes de la gente, no convencerlos de que tienen que pensar de una u otra forma, como parece ser la moda", había dicho el barón gallego sobre el estrado.

También estaban, entre otros, la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo; la vicepresidenta segunda del Congreso, Ana Pastor; el secretario cuarto, Adolfo Suárez Illana; y muchos diputados y senadores gallegos. 

No aclaró el presidente gallego y candidato del PP en qué cristalizará esa mano que le ha tendido a Cs en sus listas electorales. Lo que sí pidió son acuerdos "sólidos y leales". 

Comenta esta noticia