20 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

A toda prisa y de "tapadillo": así corteja Sánchez al PNV para aliarse el 29-A

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, y la ministra Meritxell Batet.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, y la ministra Meritxell Batet.

El mismo viernes del anuncio del adelanto electoral, la ministra Batet conversó con el Gobierno Vasco para acelerar el traspaso -en la fase previa a la de funciones- de siete transferencias.

Pedro Sánchez no quiere ser un malqueda con el PNV. Y sabedor de que después del escrutinio del 28-A los nacionalistas vascos pueden volver a ser determinantes para su investidura acelera para pagar su factura con los de Íñigo Urkullu y Andoni Ortuzar.

El problema, que el próximo 5 de marzo con la disolución de las Cortes, el gobierno socialista entrará en funciones, atado de manos y restringidas sus competencias a los trámites administrativos.

Pero aún quedan días y Sánchez quiere cortejar desde ya a los cinco diputados que inclinaron la balanza y echaron a Mariano Rajoy de La Moncloa. El Ejecutivo vasco se puso en contacto con La Moncloa el pasado viernes, nada más conocerse el adelanto electoral, para intentar confirmar la voluntad que había expresado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero unos días antes.

Y el equipo de la ministra Meritxell Batet, la que ha negociado en estos ocho meses con Vitoria, garantizó que trabajarán hasta los comicios del 28 de abril y que seguirán cumpliendo hasta entonces lo previsto en el calendario. Esto se traduce en que pactarán el primer bloque que entra dentro del paréntesis temporal disponible, el que recoge siete competencias y estaba previsto cerrar en marzo.

Precisamente este miércoles, el Pleno del Senado ha aprobado una moción, a propuesta del PP, por la que se insta al Gobierno a que no transfiera al Gobierno vasco determinadas competencias recogidas en el Estatuto de Guernica. La iniciativa ha contado con el voto en contra del PSOE, Podemos, PDeCAT, Bildu, Grupo Nacionalista y Coalición Canaria, y con el voto a favor de PP, UPN, Foro Asturias y Ciudadanos.

De esta manera, con 140 votos a favor y 90 en contra, el PP ha conseguido aprobar, gracias a la mayoría absoluta que tiene en la Cámara Alta, esta moción en la que exigen al presidente Sánchez que no atienda "las reivindicaciones nacionalistas". "Hace falta un Gobierno que defienda la cohesión territorial y no solo que atienda las reivindicaciones nacionalistas".

La senadora popular de Esther del Brío, encargada de defender la moción ante el Pleno, ha señalado el presidente "ocupacional" y "kamikaze de La Moncloa" no puede "regalar más de 30 competencias a ninguna comunidad autónoma". Y ha apuntado que cualquiera de los que se manifestaron en la plaza de Colón de Madrid "tenía más sentido de Estado que él".

Comenta esta noticia