29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cs ultima una jugada audaz: proponer a Iceta una coalición con el PP en Cataluña

Iceta, Carrizosa y Fernández

Iceta, Carrizosa y Fernández

El nuevo líder naranja tiene la intención de que el constitucionalismo dé una repuesta unida aprovechando la debilidad de un separatismo dividido y enfrentado.

El 6 y el 7 de septiembre de 2017 la Generalitat encabezó un golpe contra la Constitución que, durante unos segundos, quiso presentar ya a Cataluña como un Estado independiente. La insurgencia fracasó, desde un punto de vista legal e institucional, pero dejó abiertas unas heridas casi incurables y en marcha un pulso que está lejos de haber terminado.

En ese contexto, se acercan unas nuevas Elecciones Autonómicas, previstas para octubre pero probablemente retrasadas: Carles Puigdemont las quiere cuanto más tarde mejor y Quim Torra, su delegado a pesar de las tensiones entre ambos, le obedecerá. El prófugo cree que demorar la cita le permitirá consolidar el proyecto de Junts y desvencijar del todo al PdeCat, amén de mantener el pulso particular que libra desde hace años con Oriol Junqueras.

 

Porque el independentismo está dividido, enfrentado en una guerra fratricida marcada por la paradoja: no acepta que en Cataluña haya otra cosa que separatistas, dice hablar en nombre de “todo un pueblo”; pero a la hora de la verdad ni ellos mismos se entienden y su fractura es evidente.

Ahí es donde Ciudadanos ve hueco. Aunque las encuestas le alejan mucho de la victoria que hace nada logró Inés Arrimadas, ganando a Puigdemont y Junqueras con un resultado histórico, su nuevo líder y candidato, Carlos Carrizosa, tiene un plan.

Y coincide en lo sustantivo con el de Alejandro Fernández, el intrépido líder del PP catalán, un dirigente brillante como pocos en el peor escenario para brillar. Se trata de hacer justo lo contrario a lo que el nacionalismo demuestra a diario: ellos a palos, con crisis de Gobierno incluida y rupturas diarias en sus filas; nosotros juntos a las urnas.

El plan es poner en aprietos al PSOE de Pedro Sánchez y al PSC de Miquel Iceta o de Salvador Illa, si finalmente el actual ministro de Sanidad fuera el candidato a la Generalitat, algo que no está confirmado pero suena.

 

Y lo harían, reconocen fuentes cercanas a la dirección naranja, ofreciendo incluso una coalición electoral de Cs, PSC y PP a la que naranjas y populares no pondrían resistencia: se trata no solo de poner en aprietos a Iceta, sino de intentar “de verdad” llegar a un acuerdo “sincero” de las fuerzas constitucionalistas que tenga alguna opción de medirse al nacionalismo.

No existe constancia de que Sánchez y Arrimadas hablaran de ello en su reunión en Moncloa de esta semana, en la que estuvieron juntos dos horas, el doble de tiempo que Gabriel Rufián; pero Carrizosa ya deja entrever algo de manera sutil en una tribuna dominical en ABC.

 “¿Quién puede oponerse a un acuerdo para sumar y gobernar con Cs, PP, PSC e independientes? ¿Cómo no vamos a unirnos las personas que buscamos la moderación y la sensatez para defender a los catalanes que están desamparados por un Govern nefasto?”, explica.

Comenta esta noticia