24 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PSC vota con los independentistas para admitir la invasión de lazos amarillos

Sánchez e Iceta, en una imagen de la campaña electoral de hace dos años

Sánchez e Iceta, en una imagen de la campaña electoral de hace dos años

El Parlament rechaza sendas propuestas de PP y Cs para liberar el espacio público en Cataluña del "totalitarismo estético" de secesionismo, con el PSC del lado nacionalista.

La propuesta era bien sencilla: imponer multas por la invasión del espacio público institucional con simbología independentista y obligar a la Administración catalana a utilizar los recursos constitucionales del Estado y del Estatut. Era una iniciativa del PP, muy similar a otra de Ciudadanos, y ambas fracasaron por la mayoría nacionalista... con la complicidad del PSOE-PSC, que se opusieron a sendos intentos de acabar con la invasión de lazos amarillos y el desprecio a la bandera, por ejemplo.

Los hechos han ocurrido este miércoles, cuando el pleno del Parlament ha rechazado dos proposiciones de ley de Cs y PP que pretendían garantizar la neutralidad en el espacio público y las instituciones.

 

Ambas iniciativas han decaído porque la Cámara ha aprobado las enmiendas a la totalidad que habían presentado JxCat y ERC con los votos a favor de estos dos grupos, PSC, los comuns de Ada Colau y la CUP, y el rechazo de Cs y PP.

La proposición de Cs exigía pedir permiso a la administración competente para colgar simbología en el espacio público, como lazos amarillos, e incluía una modificación de la ley del cuerpo de los Mossos d'Esquadra para que garanticen la neutralidad.

El portavoz de Cs, Carlos Carrizosa, ha recriminado a JxCat y ERC haber presentado enmiendas a la totalidad porque "están cómodos en el abuso" y ha avisado de que el partido de Inés Arrimadas se movilizará para evitar que se vulnere la neutralidad del espacio público.

Levy y el "totalitarismo"

En el caso de la ley del PP, la norma establecía que las instituciones utilicen los símbolos oficiales reconocidos por la Constitución y el Estatut, y proponía sanciones y multas en caso de incumplir esta normativa.

 

La diputada popular Andrea Levy ha acusado al independentismo de intentar "imponer el totalitarismo estético" en el espacio público y ha criticado que el PSC no apoye esta iniciativa, ya que considera que los socialistas están blanqueando a los partidos soberanistas.

Jenn Díaz (ERC) ha acusado a Cs y PP de intentar hacer una limpieza ideológica del espacio público y "volver a un régimen totalitario teñido de democrático", y ha asegurado que, si los presos soberanistas no estuvieran en la cárcel, desaparecerían los lazos amarillos y volvería la normalidad a las calles.

Por parte de JxCat, Anna Geli ha insistido en que los lazos amarillos no pertenecen a ningún partido ni ninguna ideología, sino que están por el encarcelamiento de dirigentes independentistas, y ha alertado de que regular esta cuestión puede ser un mal precedente: "Se comienza regulando el lazo amarillo y se acaba prohibiendo la democracia".

 

 

 

El 'argumento' del PSC

El socialista Ferran Pedret ha defendido que ambas leyes son "contraproducentes" porque, a su juicio, suponen una vulneración de derechos y libertades fundamentales, en referencia a la supuesta libertad de expresión que supone la invasión del espacio público, y ha llamado a las administraciones a reflexionar sobre los símbolos y las banderas que se exhiben en las instituciones.

Lucas Ferro (comuns) también ha compartido que estas iniciativas atacan a las libertades y derechos, y ha señalado que Cs y PP buscan "exigir que se decrete un estado de excepción a Catalunya" para que las únicas expresiones públicas sean en defensa del Rey y el Estado.

Asimismo, el 'cupaire' Carles Riera ha reivindicado que las instituciones públicas no deben ser neutrales porque cree que son un espacio de disputa política: "Por ahora el espacio público y sus instituciones serán un territorio de lucha entre el antiguo régimen del 78 y un nuevo proyecto democrático y de autodeterminación". Con todas estas apreciaciones ha coincidido el PSC, al menos en cuanto a su voto.

Comenta esta noticia
Update CMP